Reflexión, parte I: Sanciones

Para romper el esquema de mis aportaciones al blog de Audalia, de vez en cuando realizaré unas reflexiones sobre diferentes temas normativos, de actualidad, jurisprudenciales, conceptuales, etc… en esta ocasión el tema será las sanciones y, trasladado a mi ámbito de actuación, la imposición de sanciones a los trabajadores.

De las cinco definiciones que el Diccionario de la Lengua Española nos ofrece, para el tema que nos ocupa, me quedaré con la cuarta, que define la palabra sanción como “mal dimanado de una culpa o yerro y que es como su castigo o pena.

Una vez expuesto el tema a tratar en este post, se me plantean tres cuestiones muy sencillas: ¿cuál es el motivo de imponer una sanción a un trabajador?, ¿es una facultad o un deber del empresario el imponer una sanción? y, finalmente, ¿qué consecuencia o consecuencias se derivan de la imposición de sanciones?

La respuesta a la primera cuestión nos la ofrece la definición que dimos anteriormente, y es que si se comete algún error o se lleva a cabo alguna actitud dolosa o culposa de la cual se deriva un mal para el buen funcionamiento empresarial, debe tener su correspondiente castigo o pena, así de claro y conciso.

¿Una sanción es una facultad o un deber del empresario? Si bien se establece que se trata de una facultad empresarial, yo iría más allá y consideraría que es una obligación, una obligación incluso casi moral por parte del empresario el no permitir que una, dos o tres manzanas podridas afecten a todas las manzanas del cesto…

Y, finalmente, la consecuencia de una imposición a tiempo de una sanción a un trabajador tiene, entre otros, un aspecto psicológico doble; por un lado, y parafraseando mi última aportación al blog, sería un factor motivador para la gran mayoría de trabajadores honrados que verían que las actitudes fraudulentas son penalizadas y, por otro lado, se podría considerar también un factor motivador para el trabajador sancionado en el sentido de darle un toque de atención respecto a su actitud y que trate de buscar una solución que reconduzca la situación, tanto por su bien personal como por el bien de la empresa.

* David Valladares es Asesor Senior en el Área de Asesoría

Gestión del Desempeño: volver a lo básico

Desde Audalia Lumesse os proponemos una nueva encuesta para que podáis valorar la salud del desempeño en vuestra organización y posteriormente mejorarla.

Como refuerzo a dicha encuesta, os podéis descargar un estudio realizado en 44 países con más de 500 respuestas en el que se concluye la necesidad de realizar una evaluación del desempeño volviendo a lo básico.

Para ello se proponen 5 puntos a seguir:

  • Utilizar el alineamiento de objetivos
  • Ligar remuneración a rendimiento
  • Involucrar a los managers
  • Desarrollar objetivos financieros para todos
  • Establecer estrategias de retención de su mejor personal

Para acceder a la encuesta, pulse aquí.
Para acceder al estudio, pulse aquí.

Rescate de Grecia

Antes de entrar en materia, me gustaría agradecer todas las muestras de apoyo y cariño a los artículos que, modestamente, hemos publicado en los meses de vida de nuestro y vuestro Blog. La verdad es que en lo que a mí respecta dichos elogios han sido desmedidos; pero se agradecen enormemente.

También, me gustaría comentar con vosotros que voy a pasar el testigo, de esto de la escritura web, a dos compañeros míos del área que van a escribir, durante los próximos meses, una serie de artículos relativos a Excel y a las Redes Sociales, o eso al menos me han comentado a mí. Espero que los disfrutéis porque son dos grandes expertos en la materia.

Antes de irme de vacaciones, tal vez porque suele ser un destino habitual de visita o tal vez porque suele ser un tema recurrente en nuestras reuniones, me gustaría compartir con vosotros unas reflexiones sobre el “Rescate a Grecia”.

Estoy seguro de que si Platón, Aristóteles, Pitágoras o cualquiera de los pocos genios que nos ha dado Grecia estuvieran vivos se reirían abiertamente con lo que aparece en las noticias, sobre todo las de televisión. Además, si esto se nos planteara a cualquiera de nosotros en nuestro ámbito laboral, es decir, en la esfera microeconómica nos iríamos de cañas con Platón, Aristóteles y Pitágoras para celebrar tanto despropósito.

Si nos olvidamos de que estamos hablando de un País, podríamos aislar el problema exclusivamente en los siguientes términos: Hay una deuda que no se puede pagar y existen una serie de prestamistas que no pueden cobrar. Vale, si hacemos un proceso de abstracción y lo trasladamos a una empresa estaríamos hablando, casi seguro, de Concurso de Acreedores. Bueno, pues bien, ¿Qué sucede en estos casos?. La verdad es que siempre lo mismo: Se procede a plantear una quita y una espera. Por no ser muy largo en esto de los Procesos Concursales finalmente habría que aprobar un convenio que sería lo equivalente al Rescate en cuestión.

Existe una Ley Concursal que, de hecho, establece la quita y la espera. La pregunta que en estos momentos me viene a la mente es la siguiente: ¿Por qué nuestro legislador no prevé en la Ley Concursal que se de más dinero a las Empresas en Concurso? ¿Podría forzar a las Entidades Financieras a que aportaran el doble de los préstamos que tengan con ellas contraídos? ¿Serviría para algo si estos préstamos generan intereses y además deben devolverse? Si no puedo devolver X y los intereses me ahogan, ¿podría devolver 2X? Si los ingresos son los mismos y los gastos iguales, ¿podría sufragar la devolución del doble de mis préstamos? Es más, financieramente se tendría que incrementar el tipo de interés al existir más riesgo en la operación. Por lo cual perfecto, no puedo devolver X al tipo de interés actual por lo que voy a devolver 2X a un tipo superior.

Volvamos a Grecia con nuestro conocimiento microeconómico: “BIENVENIDOS AL RESCATE DE GRECIA: saldremos dando más dinero vía préstamos”.
Si antes no tenía sentido, ¿por qué ahora? Puedo devolver el doble de mi deuda a un interés superior con los mismos ingresos, gastos y el mismo plazo de amortización. Parece que no.

Si en estos momentos todavía no estáis con Aristóteles en el bar celebrando tanto despropósito es porque faltan un par de piezas a la historia. Ahora viene lo verdaderamente divertido.

Para solucionar el tema de Grecia, a parte de los recortes de gastos e incremento de ingresos, se tiene que realizar una quita y una espera sobre sus deudas. Sobre esto no hay dudas y, es más, es lo que se va a realizar. ¿Hay algún problema para hacerlo? Sí, sería el final de la zona Euro porque las Entidades financiera encarecerían la financiación a los Países  de dicha zona al ver que sus préstamos no son cobrables. ¿Quién tendría que asumir el coste de la quita y la espera? ¿Los Gobiernos? Pues la verdad es que si leemos los acuerdos del Tratado de Maastricht existe un pequeño artículo que impide la monetización de la Deuda por los Gobiernos. ¡Vaya! ¡Qué faena! ¿no?.

Pues bien, ¿Qué van a hacer? Seguramente se legislará a tal respecto. Yo, al menos, tengo claro lo que voy a hacer: me voy de vacaciones con Ulises, Aquiles, Alejandro Magno y todos los héroes de nuestra Grecia Clásica, a través de la lectura, y os dejo en manos de Daniel Barjola y Beatriz Taberner.

Qué tengáis unas felices vacaciones y muchas gracias por vuestro apoyo.

*Antonio Pérez es Director del Área de Consultoría

Experiencia formativa: dura pero enriquecedora

Durante el año 2010 y parte del año 2011 he realizado el Máster de Auditoría de Cuentas Anuales, en la modalidad presencial los viernes y los sábados en el Centro de Estudios Financieros.

En mi opinión, ir los sábados a las 9:00 horas es un gran esfuerzo, pero merece la pena por varios motivos:

  • Obtención de un mayor conocimiento del Nuevo Plan General Contable y normativa de Auditoría de cuentas.
  • El hecho de que dicho máster se desarrolle de forma presencial, implica un mayor grado de implicación en éste.
  • El profesorado que ha estado presente durante el desarrollo de máster posee una amplia experiencia en el campo de la auditoría. La mayor parte son:  Miembros del Instituto de Censores Jurados de Cuentas y Socios de auditoría externa procedentes de las BIG FOUR.

En mi grupo del máster había compañeros con diversos perfiles: tanto profesionales con una amplia experiencia en el campo de la Auditoría como perfiles sin experiencia en Auditoría.

Pienso que para desarrollar dicho máster es muy conveniente contar con al menos 2 años de experiencia en el campo de la Auditoría externa además de poseer una sólida formación en el “ya no tan” Nuevo Plan General Contable.

El Domingo pasado realicé el examen teórico (parte final) de Auditoría de Cuentas Anuales, el cual incluía 40 preguntas tipo test. La mayor parte de las preguntas estaban basadas en el Nuevo Plan General Contable y el resto en normativa referente al área de auditoría y áreas referentes a la Consolidación de Estados Financieros.

La mayor complicación durante la realización del examen es que había preguntas en las que podía haber más de una respuesta válida.

A fecha de hoy no sé la calificación: espero haber aprobado.

Por una vez voy a ser un poco positiva!!!

*Yolanda Salido es Auditora Senior en el Area de Auditoría

Aplazamiento del Pago de Impuestos

En tiempos de crisis es posible que encuentres dificultades para hacer frente a los pagos que Hacienda te reclama. En estos casos nunca debes dejar de presentar las declaraciones o incumplir tus obligaciones tributarias pues ello conllevaría la imposición de las correspondientes sanciones por infracción tributaria.

Por el contrario, debes saber que las deudas tributarias pueden aplazarse o fraccionarse,  para ello a continuación citamos los aspectos más importantes a tener en cuenta en la solicitud de estos aplazamientos.

¿Qué empresas pueden pedir a Hacienda aplazar el pago de tributos?
Cualquier compañía, ya sea una empresa que tributa por Sociedades como un autónomo que lo haga por el IRPF, pueden pedir a Hacienda el aplazamiento de deuda tributaria.

¿Cuándo se puede solicitar el aplazamiento de deuda?
Depende de la deuda. La solicitud se puede realizar desde que se inicia el periodo para el pago de un impuesto hasta la fecha de vencimiento. Incluso después, en el llamado periodo ejecutivo -que se inicia el día después de agotarse el plazo para pagar-, una empresa puede solicitar un aplazamiento. Sólo cuando Hacienda notifica a la empresa deudora que se inicia “la enajenación de bienes” (embargos) se cierra la posibilidad de solicitar un aplazamiento. Por otra parte, cuando una empresa reclama aplazar una deuda con la Administración, ésta última no puede emitir una orden de embargo hasta que no resuelva si concede o rechaza la solicitud.

¿Qué tipo de deuda es susceptible de aplazarse y como se solicita el aplazamiento?
Se pueden solicitar aplazamientos en el pago de todos los impuestos.
La solicitud de aplazamiento se instrumentaliza, a través de un escrito dirigido, a la Administración Tributaria correspondiente al domicilio fiscal del solicitante, o bien por medio de presentación telemática, si se dispone de certificado de usuario, en el que habrá de constar nuestros datos identificativos, identificación de la deuda que se aplaza o fracciona, plazos y demás condiciones del aplazamiento o fraccionamiento que se solicita, garantía que se ofrece en el caso de ser así exigible, lugar, fecha y firma del solicitante.

¿Es necesaria la presentación de aval para postergar el pago de impuestos?
No siempre. En el caso de la deuda tributaria, la Administración concede aplazamientos sin necesidad de aval hasta los 18.000 euros. Cuando la solicitud supere este importe, el contribuyente debe entregar un aval o garantía.

¿Qué coste financiero tiene para el empresario la solicitud de una moratoria en el pago?
Si Hacienda nos concede el aplazamiento, se establecerá un calendario de pagos y se devengarán el correspondiente interés de demora, que actualmente se encuentra en el 5%.

¿Qué documentación debe presentar la empresa al pedir un aplazamiento?
En primer lugar, no existe la necesidad de aportar documentación alguna, siempre que no sea requerida por la Administración, en cuyo caso, habrá que aportar toda la documentación que se pueda para convencer a Hacienda que la compañía cuenta con recursos para devolver el dinero.

¿Cuándo puedo saber si mi solicitud ha sido admitida?
La Administración Tributaria, dispone de 6 meses para resolver nuestra solicitud, si en este intervalo, se cumplen los plazos propuestos en nuestra solicitud y la Administración no ha resuelto todavía nuestra solicitud, debemos efectuar el pago, fracción o fracciones propuestos en nuestra solicitud, además de facultarnos la posibilidad de efectuar durante la tramitación del procedimiento y antes de la resolución de la Administración Tributaria el ingreso de la totalidad de la deuda pendiente. En todos estos supuestos, e incluso si posteriormente se dicta resolución estimatoria a nuestra solicitud, la Administración Tributaria, nos liquidará los correspondientes intereses de demora, por el tiempo transcurrido desde el vencimiento del plazo voluntario a la fecha del vencimiento del plazo concedido.
Una vez obtenida la resolución favorable de nuestra solicitud de aplazamiento o fraccionamiento de deuda tributaria, en los sucesivos certificados que solicitemos a la Administración Tributaria, figurará que nos encontramos al corriente de deudas tributarias.

Si finalizado el plazo del aplazamiento no se paga la deuda, ¿qué sucede?
En el caso de que el contribuyente hubiera presentado avales o garantías, éstos son ejecutados por la Administración. En caso contrario, se inicia el llamado procedimiento de apremio, que implica que la Administración realizará gestiones para cobrar, que incluyen la posibilidad de embargos. Además, sobre la deuda se aplicará un recargo que puede llegar a ser hasta del 20%. Por otro lado, cuanto más se tarde en abonar los pagos tributarios, mayores serán los intereses de demora.

*Francisco Cosano es Asesor Senior en el Área de Asesoría

Seminarios para este verano

El pasado mes os ofrecimos la demostración de Lumesse TalentLink y como parte de una serie de productos para este verano, ¡tenemos dos seminarios más para que puedas disfrutarlos!
  
Quién se ha llevado mi talento utilizando Lumesse ET Web

Cómo convertirse en un reclutador de Talentos Brillante con la actuación de TalentDrive.

Esperamos verle on-line!

Para más información o registrarse pulse sobre este link

A vueltas con el IVA y las Retribuciones en Especie

De todos es sabido la buena aceptación que los planes de retribución flexible están teniendo entre  las empresas españolas, siendo ya un 44% de las mismas las que optan por este ventajoso sistema retributivo que ha contado hasta la fecha con el beneplácito de la autoridad fiscal.

No obstante y siguiendo la corriente filosófica de Heráclito de “todo cambia y nada permanece”, el  23 de marzo de 2011, la Dirección General de Tributos modifica el criterio aplicado hasta la fecha en relación con el tratamiento del IVA de las retribuciones en especie mediante  consulta vinculante V0745-2011. Esta consulta, que misteriosamente desapareció durante la última semana del mes mayo de la página web de la DGT, se adaptaba una sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea de 29 de julio de 2010, en relación al caso Astra Zeneca de Reino Unido.

La desaparecida consulta de tributos establecía que las empresas con sistemas de retribución flexible deberán repercutir el IVA a sus empleados por el importe de las retribuciones en especie que se percibían en sustitución de retribución dineraria, por considerar que se tratan de una operación realizada a título oneroso.

Es evidente que este cambio de criterio provocó gran impacto en el mundo empresarial por desincentivar claramente los planes de retribución flexible al dejarlos sujetos al IVA, sobre todo en aquellos sectores cuya actividad está exenta de IVA (seguros, medicina, servicios financieros).

Pero el culebrón continúa,  y como ya hemos dicho,  la citada consulta es “retirada de la página web para su ajuste”. ¿Quién ha hablado de seguridad jurídica?

Ha tenido que pasar un mes para que la Dirección General de Tributos vuelva a pronunciarse sobre el tema y creedme, la verdad es que la espera ha merecido la pena, Tributos se lo ha “currado”. Con fecha 30 de mayo de 2011 la DGT ha evacuado la consulta V1379-11, que ha sido publicada en la página web en las última semanas del mes de junio. Son ocho páginas de consulta con continuas remisiones a Sentencias del TSJUE, en la que Tributos confirma el cambio de criterio en el tratamiento de las retribuciones en especie en materia de IVA.

Así la consulta vuelve a pronunciarse en el mismo sentido al establecer  que la retribución en especie que suponga un cambio en la composición del sistema retributivo sustituyendo retribución dineraria por no dineraria constituye una retribución onerosa sujeta a IVA.

Esta interpretación afecta a las cesiones de uso de vehículo, de vivienda de equipos informáticos que las empresas concedan a sus trabajadores.

Resumiendo, esta consulta va a suponer que muchas empresas se vean obligadas a revisar y replantear sus sistemas de retribución flexible por la posible pérdida de ventajas fiscales para sus empleados y que otras tantas no tomen la decisión de implantar este tipo de sistema retributivo por el sobrecoste generado en su implantación, sin olvidarnos del alto grado de incertidumbre generado en cuanto a la posibilidad de aplicación retroactiva del nuevo criterio

* Marta González es Gerente del Área de Asesoría

“Casa por Hipoteca (II)”

Con posterioridad a la publicación de nuestro artículo CASA POR HIPOTECA (I) , el Congreso de los Diputados aprobó el día 30 de junio, diversas propuestas tendentes a aliviar el drama social derivado del impago de préstamos hipotecarios.

Entre dichas medidas destacan la elevación de la cuantía del salario mínimo inembargable a 961 € y el tratar de mantener el valor de tasación de los inmuebles evitando las adjudicaciones por el 50% de su valor en las ejecuciones hipotecarias.

Si Usted estuviera en la situación de verse inmerso en una ejecución hipotecaria, ¿le tranquilizarían estas medidas? ¿Cree que solucionarían su problema? El disponer de una pequeña parte extra de su salario, ¿solucionaría la deuda de por vida que le generó el préstamo? ¿Conseguiría el fomentar las pujas en las subasta derivadas de ejecuciones hipotecarias evitar adjudicaciones a bajo precio?.

De otro lado, se nos está vendiendo la “dación en pago” como la fórmula de la Coca-Cola. La cuestión no es sencilla, pero lo cierto es que se puede ser más riguroso y contar al público que la Ley Hipotecaria en su art. 105 dice que “La hipoteca podrá constituirse en garantía de toda clase de obligaciones y no alterará la responsabilidad personal ilimitada del deudor que establece el art. 1911 del Código Civil”. Y que el art. 140 de la misma Ley dice que “No obstante lo dispuesto en el art. 105, podrá válidamente pactarse en la escritura de constitución de la hipoteca voluntaria que la obligación garantizada se haga solamente efectiva sobre los bienes hipotecados. En este caso, la responsabilidad del deudor y la acción del acreedor, por virtud del préstamo hipotecario, quedarán limitadas al importe de los bienes hipotecados y no alcanzará a los demás bienes del patrimonio del deudor”.

De lo anterior se desprende que no es necesario inventar nuevas formulas sino aplicar las ya existentes. ¿Qué tal si se dispusiera que los préstamos hipotecarios para la adquisición de vivienda habitual hubieran de acogerse obligatoriamente al art. 140 de la Ley Hipotecaria como medida de protección al consumidor, que en definitiva es lo que somos cuando acudimos a un banco?.

* Antonio Crespo es Responsable de Audalia Abogados

Estructura organizativa matricial

Frecuentemente, en el desarrollo de nuestros trabajos de organización, los Directores Generales y/o Gerentes nos suelen preguntar por las bondades de las estructuras organizativas matriciales. La respuesta siempre es la misma, así como la expresión de perplejidad de dichas personas que esperan algo más complejo. Sí, no hay que dar muchas vueltas al tema, la solución nos la da la propia naturaleza. Concretamente, la podemos conseguir viendo algún documental de la 2.

Como supongo que, a estas alturas del artículo, estaréis con la misma cara de asombro que mis clientes, proseguiré con la historia tal y como haría con ellos.

Un día, conecté la televisión y estaban emitiendo un documental en la 2 sobre un zoo alemán (no os voy a hablar del Pulpo Paul). Aparecía la reconstrucción de un ecosistema de mandriles que parecía de diseño, no faltaba detalle. Alguien aburrido, es decir, un biólogo del centro, decidió observar a estos afables y simpáticos amiguitos que nos van a servir para explicar el funcionamiento de las organizaciones matriciales.

Nuestro biólogo comenzó a observar la existencia de un macho dominante (la verdad es que era el doble de cualquiera de sus compañeros, por lo cual lo tuvo fácil) y una serie de castas en la manada. Hasta aquí no parece  demasiado complejo; aunque nuestro biólogo lo explica como un gran hallazgo.

El biólogo comienza a percibir que determinados miembros de las castas son dirigidos por pares de miembros de las mismas, los dominantes, y realizan algún cometido según su destreza. Cosa que al biólogo no le sorprende pero a mí me pareció altamente educativo: Existía una estructura organizativa matricial, eso sí, bajo la atenta mirada del macho dominante.

Todo era paz y armonía: la comida se gestionaba, no había agresiones en la manada, se mantenía la seguridad y se convivía en paz con unos pobres patos que nadaban en un estanque.

Yo ya pensaba cortar el documental porque se me hacía muy duro ver monos y patos después de comer; pero, de pronto, el biólogo se convirtió en un consultor de organización y el documental comenzó a cobrar sentido.

¿Qué pasaría si la manada perdiera al macho dominante? Bueno, ni que decir tiene que, para sacarlo de la jaula, drogan al pobre animal con unos dardos; pero bueno es parte del experimento.

Durante un par de días las castas siguen funcionando y se trabaja de forma ordenada sin que parezca que haya sucedido nada; pero, un día, comienzan las agresiones entre los mandriles; la comida no se aprovecha y asesinan a todos los patos (trágico pero cierto). El biólogo comienza a darse cuenta de que esto no parece muy estable y decide ver si al pobre mandril drogado puede darle algún uso sin incorporarle a la jaula suelto. Explica que intenta ver si la presencia del macho dominante, sin interactuar con la manada, puede solucionar el problema. Introduce al pobre bicho en una jaula esperpéntica en la que apenas cabe y lo deposita en la jaula con los otros miembros. La verdad es que salvo reírse de él no vale para mucho. El macho dominante no para de morder la jaula y su enfado llega a cotas difícilmente superables; pero no afecta al comportamiento de sus compañeros que siguen a los suyo: al pillaje y a la agresión. Con la población diezmada y temiendo un finiquito por la que había liado, el biólogo decide soltar al macho dominante. Gran momento. Sólo por ver la cara de los mandriles cuando es liberado su líder merece la pena el documental. Nuestro vejado amigo sale del toril y al primer mono que engancha se le quitan las ganas de sentarse una temporada. Luego prosigue impartiendo disciplina al estilo mandril. Acto seguido, las castas se vuelven a organizar y cesan las agresiones. La comida se vuelve a aprovechar. Los patos están muertos con lo que no podemos hacer nada por ellos.

En definitiva, la propia naturaleza nos indica que las estructuras matriciales, traducido a comportamiento humano:

  • Siempre deben tener un director que decida en caso de divergencias o discrepancias.
  • Sólo sirven para proyectos concretos definidos.
  • Resuelven aspectos complejos de forma ágil aprovechando las capacidades de los miembros de la organización de diferentes departamentos, creando estructuras funcionales y jerárquicas.
  • No son estables en el tiempo.

 Y seguro que si los mandriles lo consiguen, en nuestras organizaciones no puede ser tan difícil…

*Antonio Pérez es Director del Área de Consultoría