El contenido “mínimo” de la memoria de las cuentas anuales

Una vez transcurridos cuatro años desde que entrara en vigor el nuevo plan de contabilidad en España y las normas de elaboración de cuentas anuales, consideramos que sería un buen momento para hacer una pequeña reflexión sobre el contenido de dichas cuentas anuales y que, nosotros, en calidad de auditores, tenemos la obligación de revisar antes de la entrega del informe de auditoría.

Es importante que las sociedades tomen conciencia de que este documento (nos referimos en concreto a la Memoria) forma parte de sus obligaciones contables y mercantiles, sin olvidar en ningún momento el gran contenido cualitativo que puede llegar a tener la memoria, ya que las cuentas anuales y por tanto la memoria, será uno de los primeros documentos que un posible o futuro inversor solicitará al Registro Mercantil en aras de tomar decisiones futuras. Es cierto que los números pueden indicar mucho a primera vista, pero es la memoria la que explicará de dónde proceden esas cifras, cómo y porqué se han producido las variaciones entre los dos ejercicios presentados, qué decisiones ha tomado el Órgano de Administración a la hora de invertir en ciertos activos o de solicitar la financiación necesaria para poder adquirirlos, y qué parte del importe pendiente de cobro de sus clientes se puede considerar “sano”, ya que existen verdaderos acuerdos con ellos o estos están asegurados por alguna compañía de seguros, etcétera.

Algunas Sociedades podrían considerar que la elaboración de las cuentas anuales siguen siendo un “mero trámite” mercantil que debe ser cumplido, sin parar a pensar las “graves o importantes” consecuencias que la falta de información pueden acarrear, pues una de los posibles efectos se traduciría en un incumplimiento de normas de elaboración de las cuentas y, en consecuencia, en un punto de salvedad en el informe de auditoría del ejercicio. Y en este caso nos referiremos a cualquier aspecto desde el punto de vista “cualitativo” y no cuantitativo, lo que significa que imperará la falta de información, con independencia de si el importe no informado sea o no significativo.

Es en este momento cuando la Sociedad puede tomar conciencia de la importancia de la correcta elaboración o preparación de las cuentas, que se traduce finalmente en un informe de auditoría con salvedades y que podría ser demasiado tarde para reaccionar.

Este cumplimiento es extensible a todas las sociedades mercantiles, con independencia de su tamaño, puesto que aunque se presenten unas cuentas abreviadas o de pymes, ello no significa que tenga que reunir unos mínimos exigidos de información que han de cumplir.

Recordemos que el artículo 259 del Real Decreto Legislativo 1/2010 de 2 de julio de la Ley de Sociedades de Capital, dice textualmente, sobre el objeto de la memoria:

“La memoria completará, ampliará y comentará el contenido de los otros documentos que integran las cuentas anuales”.

Lo que evidencia la intención del legislador de dotar a la memoria de mayor contenido cualitativo, en el que poder desarrollar el por qué de las operaciones realizadas en el ejercicio y su expectativa de futuro.

El famoso deseo de transparencia que hace cuatro años, cuando entró en vigor el nuevo Plan General Contable, parece que solo se circunscribía a señalar las posibles incompatibilidades de los miembros del Consejo de Administración, creemos que debería ampliarse a todos los ámbitos de la gestión y la toma de decisiones de los administradores, de manera que se pueda palpar esa buena gestión y “buen gobierno”.

Esperemos que poco a poco las Sociedades vayan tomando conciencia de ello por el bien de todos y, principalmente, de ellas.

 * Belén Carvajal es Directora del Área de Auditoría

* Sonia Martín es Directora del Área de Auditoría

Principales novedades a nivel Social del RD 20/2012

El reciente Real Decreto 20/2012 ha introducido una serie de reformas que han afectado en su mayor parte a la cuantía de las bases de cotización y a los costes sociales.

Detallamos las más importantes y significativas:

1-) Se eliminan los recargos progresivos por impagos en periodo voluntario, unificando el recargo al 20%. El objetivo es claro: muchas empresas con problemas de tesorería, en lugar de acudir a la figura legal del aplazamiento de cuotas, dilataban el ingreso ya que el coste financiero era mucho menor, de un 3%, 5%, 10% o como máximo el 20% en función de los meses de demora. Ahora cualquier retraso en el abono de cuotas se penalizará con un 20% del total, independientemente de los días de retraso.

2-) Se debe introducir en el cómputo de las bases cotizables conceptos que antes estaban o bien excluidos o limitados, como son el quebranto de moneda, desgaste de útiles, adquisición de prendas de trabajo, así como las retribuciones en especie y las percepciones por matrimonio.

3-) Se minora el segundo tramo del subsidio de desempleo, que pasa de un 60% a un 50% de la base reguladora.

4-) Se minoran las coberturas del Fondo de Garantía Salarial para el abono de indemnizaciones que pasan del triple al doble del salario mínimo interprofesional.

5-) Pese a que se anunció para 2013 la futura minoración de la cotización empresarial en un punto, será sobradamente compensado dicho ahorro con la práctica total aniquilación y supresión de las bonificaciones por contratación, mantenimiento de empleo o fomento del autoempleo, salvándose de la “quema”:

  • Las de interinidad por sustitución de trabajadores en maternidad.

 

  • Las relativas al RDL 3/2012 de reforma del mercado de trabajo.

 

  • Las relativas a discapacidades.

 

  • Las reducciones por edad.

Como se puede observar, todas las medidas van encaminadas a aumentar los ingresos a percibir por la Administración y  producen un aumento de la presión recaudatoria para las empresas o los trabajadores.

* Borja Prieto es Gerente del Área de Asesoría Laboral

Estamos interesados en tu talento

El índice de desempleo en España alcanza cifras alarmantes. Los datos publicados por el INE (Instituto Nacional de Estadística) para el segundo trimestre de 2012 hablan de 5.693.100 parados, lo que supone una tasa del 24,63%. Si miramos más allá de nuestras fronteras, las cifras también son desoladoras. El mundo contará durante este año con 200 millones de desempleados, así lo asegura el informe que lleva por título “Tendencias mundiales del empleo 2012” de la OTI (Organización Internacional del Trabajo). Toda esta situación ha generado entre la población un palpable clima de desánimo. Se respira un ambiente de incertidumbre que afecta a empresas y trabajadores.

Gestionar personas con este panorama no es una tarea fácil pero las empresas deben hacerlo. Los departamentos de RRHH tienen que animar y fomentar el desarrollo de las personas y su promoción dentro de la empresa. Los empleados deben crecer, demostrar su talento, sentirse útiles y ayudar a que las empresas se refuercen y salgan de la crisis con ánimo renovado. Una organización sin personal cualificado se irá a pique, por eso, desde Audalia Lumesse insistimos en el desarrollo de las personas.

Con nuestro software de Gestión del Talento y Desarrollo de Recursos Humanos tratamos de ayudar a las organizaciones a optimizar el desempeño de sus empleados y a implantar sus estrategias de desarrollo y fidelización del talento. Para ello intentamos que nuestra cobertura sea máxima en todo el territorio nacional. Fruto de esta inquietud surge el reciente acuerdo con nuestro nuevo colaborador en Cataluña: Ocata Advising.

Ocata Advising, con Albert García Ordóñez a la cabeza, es una empresa que lleva más de 20 años transfiriendo conocimientos y habilidades en el ámbito de la Gestión del Capital Humano. Su objetivo ha sido, desde sus inicios, el de ayudar a las organizaciones a ser más rentables, y para ello ha tratado de influir en los grupos de interés que se veían afectados, desde los empleados hasta los clientes pasando por los proveedores.

Por este motivo el vínculo entre Audalia Lumesse y Ocata Advising ayudará a las empresas a prestar un servicio cercano y personalizado para gestionar su capital humano. En Audalia Lumesse hemos apostado por este pacto porque confiamos en las personas y apostamos por su formación. No es el momento de esperar que pasen los malos tiempos sino de buscar soluciones. Lo que para muchos es un problema para nosotros es un desafío. Las personas son los pilares básicos de toda organización y nosotros no sólo sabemos cómo gestionarlas sino que tenemos las herramientas.

¿Qué opina la alta dirección de los Medios Sociales?

Bajo el título “Los medios sociales en España: La visión de la Alta Dirección”, se esconde el trabajo de investigación llevado a cabo por el IESE Business School sobre la relación de las empresas de nuestro país con los medios sociales. El estudio, que ha encuestado a 681 directivos, pretende arrojar luz sobre la utilidad e importancia que los dirigentes de las empresas le encuentran al mencionado soporte.

En líneas generales y haciéndonos eco del citado estudio, los resultados obtenidos podrían considerarse bastante exitosos, ya que, según dice el mismo, la mayoría de las empresas consideran a los medios sociales útiles herramientas para llevar a cabo acciones de marketing y comunicación.

Con todo, considerar a los medios sociales como herramientas  de gran potencial no significa que vayan a usarlas o que las estén usando sino que, por el contrario, las cifras demuestran que en la práctica todavía existe un latente miedo a aventurarse. En concreto, el informe explica que un 64% de las empresas encuestadas tiene en cuenta los medios sociales cuando planifican acciones de marketing pero desvela que éstas no cuentan con personal interno cualificado para gestionarlas. Esa ausencia de un Community Manager acaba haciendo que descarten los medios sociales.

Muchas empresas, motivadas por el boom que los medios sociales, crearon su página en Facebook o Twitter. Pensaron que había que estar presente en ellos, pero la falta de especialización, constancia o interés ha hecho que no se hayan molestado en mantener estas páginas actualizadas. Tener presencia en los medios sociales es muy importante pero si no se pueden gestionar es mejor esperar, ya que el abandono de estos soportes puede repercutir negativamente en la imagen de la empresa.

Quizá, en España, todavía no somos muy conscientes de las posibilidades reales de los medios sociales pero en Estados Unidos o Inglaterra la situación es bien distinta. Más de la mitad de las medianas y grandes empresas están gestionando sus departamentos de atención al cliente a través de las redes sociales. Así lo afirma el estudio  que publicó Sword Ciboodle and thinkJar.

Esta situación nos lleva a preguntarnos el porqué. La respuesta es tajante,  porque han sabido ver en estos soportes una herramienta capaz de ofrecer al cliente una atención inmediata, exclusiva y personalizada que acaba por fidelizarles.

Luego… ¿Acabarán por ser las redes sociales  imprescindibles para la comunicación y gestión de las empresas?

*Beatriz Taberner es Consultora en el Área de RRHH Lumesse