Los auditores colaboran con la administración del Estado

La Intervención General de la Administración del Estado (IGAE) podrá contratar empresas privadas de auditoría  por falta de medios para hacer frente al plan de auditorías y control de subvenciones públicas de 2013.

En el Boletín Oficial del Estado (BOE) de  fecha 25 de septiembre de 2012 se ha publicado la Orden HAP/2017/2012, del Ministerio de Hacienda y Administraciones públicas, por la que se declara “la insuficiencia de medios de la Intervención General de la Administración del Estado para cumplir con alguna de las auditorías previstas en el Plan Parcial de Auditorías para 2013 y en el Plan de Control de Fondos Comunitarios 2012-2013”,  con lo que se autoriza al organismo público a recabar la ayuda de auditoras privadas para realizar esta tarea.

El ministro de Hacienda ha dictado dicha Orden, en la cual se explica que la Intervención General de la Administración del Estado, como  viene ocurriendo en años anteriores, carece de medios suficientes para hacer frente, en los plazos previstos,  a algunas de las actuaciones de control y auditorías previstas en ambos planes.

Por este motivo, en caso de insuficiencia de  medios y por razones de eficiencia técnica y organizativa para cumplir con los objetivos de ejecución de dichos planes  queda justificado que Hacienda pueda contratar determinadas actuaciones de control a empresas privadas de auditoría, siendo necesario para ello la publicación de una Orden del Ministerio de Hacienda.

En la Ley General Presupuestaria se establece la obligación por parte de la Intervención General de la Administración del Estado de realizar anualmente la auditoría de las cuentas anuales de algunos  Organismos autónomos, de las Entidades Públicas Empresariales, de Entidades Estatales de Derecho Público, los Consorcios contemplados en el artículo 2.1.h) de la Ley,  las Mutuas de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales de la Seguridad Social y los Fondos considerados en el artículo 2.2 de la Ley que rindan cuentas independientes, las Fundaciones del sector público estatal obligadas a auditarse por su normativa específica y las Sociedades Mercantiles Estatales y las Fundaciones del sector público estatal no sometidas a la obligación de auditarse que se hubieran incluido en el Plan Anual de Auditorías.

Según se indica  en esta Orden , se autorizan la celebración de estos contratos de colaboración con auditoras privadas por un plazo de vigencia superior a un año en aquellos trabajos de control o auditoría que tengan carácter periódico y recurrente.

Con la publicación de esta Orden Ministerial, se amplían las posibilidades de actuación de las empresas privadas de auditoría, como Audalia, en la realización de trabajos específicos de colaboración con la Administraciones Públicas

Auditores por un día

Audalia ha vuelto a repetir la experiencia y por sexto año consecutivo ha participado en la iniciativa que lleva por título “Auditor por un día” organizada por la Agrupación de Madrid del Instituto de Censores Jurados de Cuentas de España (ICJCE).

Con motivo de esta actividad, Audalia ha abierto sus puertas a tres jóvenes estudiantes, María, Jorge y Víctor que el pasado miércoles 17 de octubre compartieron  con nosotros un día de trabajo.

A su llegada, los tres alumnos fueron recibidos por Isabel Varona Isabel Varona , Gerente de soporte, quien les enseñó las oficinas, les explicó las diferentes áreas de trabajo que conviven en la empresa (auditoría, asesoría, consultoría, legal y RR.HH. Audalia Lumesse), y les invitó a dejar a un lado las ideas preconcebidas sobre el mundo de la auditoría y a disfrutar de la experiencia.

Posteriormente Víctor Alió * Víctor Alió , socio director de Audalia auditores, y los directores de auditoría Estíbaliz de Prado * Estíbaliz de Prado, Belén Carvajal * Belén Carvajal y Tomás Fresneda Tomás Fresneda, mantuvieron una charla con los alumnos para explicarles el trabajo de un auditor, cómo se organiza un planning, los campos en los que se mueven, las opciones formativas… y otra serie de detalles que les ayudasen a conocer la realidad de un auditor.

Tras esta primera toma de contacto, a cada alumno se le adjudicó un grupo de trabajo dirigido por una persona del área de auditoria. Divididos, fueron con los profesionales a las empresas clientes y ayudaron a realizar el trabajo planificado para ese día.

Tras la jornada laboral, los tres volvieron a las instalaciones de Audalia con el fin de intercambiar impresiones y sacar conclusiones sobre el día. En este encuentro final, los jóvenes comentaron cómo había cambiado el concepto que tenían de un auditor. Hasta entonces, pensaban que un auditor era alguien que desempeñaba un trabajo monótono, individual y estático, pero tras la experiencia comprobaron que es un trabajo dinámico en el que siempre se aprenden cosas nuevas, te descubre las diferentes áreas de las empresas y te permite trabajar en equipo.

Para nuestros auditores, la jornada fue igualmente gratificante, ya que no sólo les supuso un reto el hecho de transmitir el quehacer diario a una persona que desconocía por completo el ambiente profesional sino que el entusiasmo, las ganas y el interés de los alumnos les llenaron de fuerza y les sirvieron para recordar por qué decidieron hacerse auditores.

Gracias a esta propuesta, a la que nos hemos sumado junto con otras doce firmas de auditoría, alumnos de diferentes universidades madrileñas han podido pasar un día, codo a codo, con auditores profesionales y conocer la profesión y los valores que entraña.

Por nuestra parte, volver a destacar lo positivo de esta experiencia que, de seguro, repetiremos el próximo año. La auditoría es un trabajo muy gratificante y animamos a los estudiantes a que orienten su carrera profesional hacia este ámbito o, al menos, si tienen  la oportunidad, que no lo pierdan de vista, ya que proporciona unos amplios conocimientos que siempre serán muy útiles en la  carrera profesional.

Lumesse Learning: Anticipándonos al cambio

El pasado jueves 18 de octubre Audalia Lumesse participó en una Conferencia online organizada por la red de portales IT-Latino. En esta convocatoria, a la que acudieron expertos de RR.HH., se habló de diferentes soluciones que tenían en común la gestión de talento.

Entre los profesionales que participaron en las ponencias, desde Audalia Lumesse queremos destacar la presencia de Javier Alió, Socio de Audalia Lumesse y Álvaro Marfany, Gerente de Consultoría de Audalia Lumesse. Durante su intervención y bajo el título “Lumesse Learning: Anticipándonos al cambio” expusieron las dificultades de los departamentos de RR.HH para potenciar el desarrollo de las habilidades y competencias de sus empleados y hablaron del concepto “Agile Learning” como posible solución a la situación que se está viviendo.

El crecimiento profesional debe estar ligado a la formación, la evaluación y los planes de acción y es preciso crear conciencia, no sólo en los departamentos de RR.HH. sino en lo que a empleados se refiere.

Además de en esta charla, algunos de los proveedores líderes en Software de Gestión de Recursos Humanos, tocaron temas tan interesantes como las formas de evaluar el rendimiento de la plantilla, los pagos de variables o las políticas de formación, entre otros.

Fabricantes y expertos del sector dieron su punto de vista y aprovecharon para presentar servicios TIC y productos de gestión de Talento que actualmente lideran los mercados de nuestro país y tienen una presencia igualmente notoria en Latinoamércia.

Os adjuntamos el enlace con el total de las conferencias para que podáis comprobar por vosotros mismos las principales tendencias:

Foro IT-Latino: Especial Software Gestión del Talento

Adicionalmente, podréis encontrar nuestra presentación pulsando en el siguiente enlace.

Financiación de las Pymes en España

La actual situación económica, marcada principalmente por el incremento del déficit de las Comunidades Autónomas y ayuntamientos, el aumento de la tasa de paro, el aumento de la morosidad y la reducción del consumo nos hace pensar en un factor que todos estos efectos de la crisis económica tienen en común: las empresas.

Según el Directorio Central de Empresas (DIRCE), a 1 de enero del año 2011, el 99,88% de las empresas españolas eran Pymes. Siendo estas las que están sufriendo con fuerza los efectos de la crisis económica.

Cada vez son más las que se ven obligadas a cerrar sus puertas, ante la imposibilidad de hacer frente a sus problemas de financiación o a la reducción de sus ventas. Esto trae como consecuencia la mayor parte de los efectos de la crisis mencionados anteriormente: paro, morosidad, reducción del consumo….

El origen de los principales problemas a los que se están enfrentando estas empresas es el difícil acceso a fuentes de  financiación.

La financiación propia de su circulante resulta una tarea imposible. Muchas de ellas se encuentran con ciclos de caja positivos, es decir, los pagos a proveedores y acreedores se producen antes que los cobros a clientes. Lo que obliga a buscar financiación adicional para su activo corriente.

Sin embargo, la obtención de financiación ajena tampoco es una tarea fácil. Los bancos tienen cortado el acceso al mercado interbancario y se encuentran inmersos en un proceso de saneamiento de balances, provocando que la concesión de créditos se vea limitada, reduciendo considerablemente la oferta de los mismos.

El acceso a la financiación, se encuentra condicionado al endurecimiento de las condiciones de los créditos. Según el BCE, el coste de los préstamos, se sitúa en torno al 6.5% (préstamos de hasta 1 millón de euros), mientras que en Alemania, es de un 4,04%.

Además, se ha producido un aumento de las exigencias de avales y garantías, al mismo tiempo que los plazos de devolución de la financiación se han visto reducidos.

Todo esto obliga, a que aquellas empresas que quieren tener acceso a fuentes financiación ajena, se vean obligadas a presentar  información más precisa y relevante.

Esta circunstancia está jugando un papel cada vez mas importante a la hora de contratar los servicios de un auditor, ya que aunque la mayoría de estas empresas no se encuentran obligadas a auditar sus cuentas al no superar los límites establecidos en la Ley de Auditoría, sí pueden recurrir a la auditoria voluntaria con el fin de alcanzar una mayor transparencia ante las entidades de crédito.

Por otro lado, con el hecho de tener sus cuentas auditadas logran mejorar  la imagen de la propia empresa, aportando un mayor valor añadido a la misma y permitiendo un acercamiento a otros agentes económicos. 

* Marta Domínguez es Auditora en el Área de Auditoría

La indisciplina en el trabajo

"Indisciplina en el trabajo"La indisciplina en el trabajo, una de las causas del despido disciplinario, es no sólo la actitud de rebeldía abierta y enfrentada contra las órdenes recibidas del empresario en el ejercicio regular de sus funciones directivas, sino también el acto de incumplimiento, consciente y querido, de las obligaciones que el contrato de trabajo entraña para el trabajador.Leer más

Nuevos retos formativos para Recursos Humanos

Lumesse, uno de los líderes mundiales de soluciones integradas de gestión del talento, presenta los resultados de su último estudio. En el mismo, se abordan los problemas con los que se enfrentan  los departamentos de RR.HH. a la hora de potenciar el desarrollo de las competencias y habilidades de los empleados de las empresas. El estudio se ha desarrollado durante el pasado verano y recoge los datos de cerca de 800 profesionales del área de RR.HH. de 24 países diferentes.

El mundo laboral está sujeto a continuos cambios que contribuyen a la innovación y al éxito y permiten hacer frente a los competidores, logros, fracasos y cambios de la economía mundial. Durante los últimos años, las innovaciones se han multiplicado, la  capacidad de adaptación a los cambios es vital y son muchas las empresas que luchan por seguir el ritmo. Los departamentos de RR.HH., en especial, los responsables de formación, son los primeros afectados por esta evolución que tiene un reflejo directo en el mundo laboral.

 Además de las dificultades ligadas a  la crisis hay que añadir la presión a la que se encuentran sometidos los departamentos de RR.HH. Éstos deben proporcionar a los trabajadores nuevos conocimientos y habilidades más rápidos de asimilar y más eficaces. Así mismo, deben ofertar una formación más variada, que contemple el desarrollo de las nuevas tecnologías.

Ante esta situación Lumesse pone de manifiesto las dudas existentes sobre los actuales programas de formación y desarrollo de los empleados. Según el estudio, más de un tercio de los encuestados no se considera capacitado para ayudar a sus equipos en  las necesidades que puedan surgirles en materia de competencias.

Además, el 80% de los encuestados coincide en que los empleados deben aprender más y más rápido que hace cinco años. Paradójicamente  el 50% de los responsables de RR.HH. piensa que no está en condiciones de cumplir todas sus obligaciones en relación a la formación de sus empleados y desarrollar las competencias necesarias para que logren alcanzar el éxito.

Javier Alió Partner de Audalia Lumesse para España comenta: “Estamos atravesando momentos turbulentos, las estructuras organizativas cambian a una velocidad a la que no estábamos acostumbrados y esa evolución requiere una mayor agilidad por parte de los departamentos de RR.HH. Es un desafío que deben afrontar y, para ello, es preciso estar preparado y contar con las herramientas adecuadas.” A lo que añade: “Las  estrategias de formación requieren agilidad y flexibilidad para que cuando se identifique una necesidad puedan reaccionar de forma rápida y sean capaces de adaptarla y difundirla a sus empleados de la manera más sencilla”.

Reflejamos algunas cifras relevantes de esta problemática de RR.HH. que se desprenden del estudio:

  • Sólo el 10% de los encuestados de RR.HH. tienen la sensación de ser considerado “útil” en términos de desarrollo de habilidades.
  • Para más del 70% de los directivos de RR.HH., los empleados están convencidos de que el departamento de RR.HH. les ofrece oportunidades limitadas para su formación o las competencias mínimas para lograr el éxito.
  • El 40% de los responsables de RR.HH. considera que los empleados no contemplan   al departamento de RR.HH.  como una prioridad en caso de tener necesidad de una formación.
  • Sólo el 53% de las grandes empresas (con más de 10.000 empleados) consiguen introducir las formaciones que les permiten mantener su competitividad en el mercado. La situación es ligeramente más positiva para las empresas más pequeñas.
  •  El 40% de los empleados creen que sus compañeros son más propensos a ayudarles a asimilar las nuevas capacidades que los sistemas de gestión de formación de la empresa.
  • Los directivos de RR.HH. creen que más del 30% de sus empleados se sienten inseguros en su puesto de trabajo porque piensan que sus habilidades y conocimientos no están actualizados.

 Los resultados de este estudio llevan a la siguiente conclusión:

La función de RR.HH. tiene un reto enorme en materia de desafíos  de formación, que recordemos, también tiene un fuerte impacto en términos de satisfacción, desempeño y motivación de los empleados.

 Queda patente la demanda de metodologías ágiles de aprendizaje, fáciles de implantar a través de plataformas tecnológicas y capaces de adaptarse a los cambios. Los empleados necesitan entornos que les generen confianza.

Podréis encontrar un extracto del estudio en español pulsando en el siguiente enlace.

Alternativas al despido

La reforma laboral ha sido bastante atacada, quizá de una manera un tanto demagógica por la merma indemnizatoria, para aquellos contratos suscritos a partir de la reforma laboral, pasando de los 45 días a los 33 actuales, y se la ha atacado como una reforma que en términos generales facilita el despido.

Es cierto que se ha minorado el importe indemnizatorio, pero también se han aclarado muchísimo las causas de despido objetivo por causas económicas.

Esta causa de despido antes era absolutamente evitada por los departamentos de recursos humanos de las empresas. La principal razón era debida a sus rigideces procedimentales y las consecuencias económicas de cualquier error nimio en el protocolo formal; la razón secundaria era por evitar la inseguridad jurídica  que había en su momento, en la determinación de dichas causas económicas.

Además la reforma ha habilitado mecanismos legales para evitar el acto extintivo, y poder optar por otras alternativas.

Dichos mecanismos incluso pueden ser eficientes en materia de costes,  como los dispuestos en el artículo 47 del RDL 1/95, es decir, la posibilidad de suspender el contrato o reducir la jornada basándose en causas económicas, técnicas, organizativas o de producción.

Estos mecanismos, si bien ya eran usados previamente a la reforma,  ahora se han incentivado e incluso se han eliminado barreras en lo relativo a autorizaciones administrativas, marcando como punto clave y determinante el periodo de consultas, entendido como periodo de negociación y novación contractual colectiva inter partes.

Este procedimiento, análogo en su mayoría al dispuesto para las extinciones colectivas, se aplicará independientemente del número de trabajadores afectados por el mismo.

En el caso de optar por un expediente de reducción de jornada, se podrá reducir un mínimo del 10% y un máximo del 70%, de la jornada/salario.

La medida, una vez firme, dará derecho a una bonificación del 50% de la cuota empresarial de contingencias comunes sobre la parte de la base relativa al desempleo flexible, pudiéndose aplicar dicha bonificación durante un periodo máximo de 240 días por trabajador y exige:

1.  Un mantenimiento en el empleo de los trabajadores afectados por el procedimiento durante al menos un año.
2.  La duración de la bonificación será coincidente con la situación de desempleo del trabajador.
3.  Hallarse al corriente de obligaciones tributarias y de Seguridad Social.

Quizá el punto más controvertido de dicha medida es que se “financia”, parte de la reducción salarial vía desempleo flexible, aunque este punto debe ser acordado en el periodo de consultas, y el trabajador incluso puede optar por no completar su salario reducido, para no “tocar” el desempleo acumulado, por lo que no es un punto obligatorio.

Teniendo en cuenta estas variables, los asesores de personal pueden realizar estudios o proyecciones salariales de ahorro de costes en estos escenarios,  siempre teniendo en cuenta que dicho ahorro, deberá hacerse constar en la memoria explicativa, como mecanismo para evitar la situación coyuntural económica de la empresa y dotarla de viabilidad.

* Borja Prieto es Gerente del Área de Asesoría Laboral

Recortes en información financiera

En estos tiempos en que está tan de moda hacer recortes, deberíamos pararnos a pensar, o al menos que piensen aquellos que tienen geniales ideas, si los recortes propuestos además de ahorrar dinero en términos brutos, pueden suponer pérdidas en otros aspectos, a veces más importantes que la propia corriente monetaria.

En el ámbito de las empresas, esto ocurre con demasiada frecuencia. Sin ir más lejos, a nivel europeo, se está actualmente en proceso de reforma de la denominada Directiva Contable (IV y VII Directiva). Hay dos asuntos en este proceso, que sinceramente me ponen los pelos de punta.

El primero de ellos versa sobre la “magnífica” enmienda propuesta por el Eurodiputado conservador británico, Sr. Karim, de  eliminar la obligatoriedad de la auditoría de las medianas empresas. ¡BINGO! Este señor, e imagino que todo su partido, piensa que contribuyen al crecimiento europeo, al permitir que las medianas empresas ahorren dinero no pagándoselo a sus auditores, y quizá reinvirtiéndolo en su negocio.

Solo a modo de recordatorio, veamos la definición en la Directiva de mediana empresa, para aventurarnos a ver el efecto: mediana empresa es aquella con balance inferior a 20 millones de euros, 40 millones de cifra de negocio y hasta 250 empleados. En numerosos países europeos, dentro de estas cifras se engloban a la mayor parte de las empresas de su tejido productivo. ¿Pero alguien se ha parado a pensar en las consecuencias de permitir que un número de empresas tan importante en Europa tenga una información financiera de baja calidad, no confiable…?

Esta enmienda, de salir adelante, privaría de estados financieros fiables y confiables a porcentajes muy importantes de empresas de Europa. Y lo peor, produciría un vacío de información financiera de calidad, básico para la confianza en la toma de decisiones empresariales, dando alas al fraude, a la manipulación contable, y en definitiva, suponiendo un retroceso a la transparencia empresarial, que por otro lado se demanda desde muchos otros frentes.

Pensemos en decisiones de inversión o de financiación en empresas medianas cuyos estados financieros no hayan sido revisados. Pensemos en las estadísticas sectoriales, o en las que sean, basadas en datos que no ofrecen demasiada confianza. En fin, creo que no es difícil prever las consecuencias de enmiendas o propuestas de este tipo.

Gracias a Dios, esta enmienda ha sido ya rechazada por la Comisión de Asuntos Jurídicos que está discutiendo sobre la reforma de la Directiva.

Pero lejos de proponer mejoras en el transparencia de la información financiera, seguimos con otra propuesta, en línea con la anterior, pero más drástica aún. La propuesta de que las pequeñas empresas no tengan que presentar información financiera a registros públicos, lo que supone un ahorro importante en denominados “costes administrativos” para las empresas.

Recordemos que actualmente “pequeña empresa” es según la IV Directiva aquella con un balance inferior a 4,4 millones de euros, 8,8 millones de cifra de negocio y 50 empleados. Al menos en España, más de un 70% de las empresas están por debajo de estos parámetros.

Pienso sinceramente que la consideración de estos costes como “administrativos”, como absolutamente secundarios, es la raíz del problema. La conclusión sería parecida a la del caso anterior, pero más agravada. No existiría información financiera pública de ninguna pequeña empresa. Los bancos no tendrían información de base para estudiar concesiones de financiación a estas empresas, encareciendo con seguridad los tipos, los seguros de crédito serían mucho más caros, o incluso no cubrirían operaciones con estas empresas, al no disponer de información suficiente que les permita decidir du nivel de riesgo, los inversores frenarían en seco sus búsquedas de oportunidades en este tipo de empresas. ¿Cómo detectar una oportunidad si no conoces ningún dato económico de una empresa objetivo?…

Se me ocurren algunas otras preguntas, pero creo que con estos ejemplos queda constancia de las dificultades que supondría una medida de “ahorro de costes administrativos” semejante.

Pero no todo es tan negro. A tenor de la evolución que está tomando la reforma de la Directiva Contable, parece que sí hay gente en la Comisión que reflexiona sobre las consecuencias de las propuestas que se lanzan.

Por ejemplo, ante la eliminación de la enmienda sobre la exención de auditar a las medianas empresas comentada anteriormente, está sobre la mesa la propuesta alternativa de subir sustancialmente los límites de pequeña empresa, para exonerar a más empresas de la obligación de auditarse (los límites de pequeña empresa son en la Directiva los que exoneran de la obligación de auditar las cuentas). Parece que hay una enmienda de compromiso para frenar esta propuesta,  que de salir finalmente adelante dejará los límites aproximadamente donde estaban, de forma que se mantenga la obligación de que todas las empresas formulen cuentas y de que todas las medianas empresas auditen adecuadamente sus cuentas.

Viendo el proceso de reforma, nos hemos llevado varios sustos, pero confiemos en que  finalmente mantendremos la cordura, y las peticiones de mejora en la transparencia en los mercados, de la que tanto se habla mantendrán un nivel adecuado de fiabilidad en la información financiera que preparan las empresas, y que tanto ayuda a diversos agentes económicos en sus decisiones de negocio, de inversión o de financiación.

* Víctor Alió es Socio Director de Audalia