¿Qué es una Due Dilligence?

Este término aparece frecuentemente en la prensa, y en ocasiones aparece vinculado a algún tipo de escándalo financiero, por ello es frecuente leer en un mismo artículo que “la Due Dilligence revela…” haciéndose más adelante referencia a que ello ocurre a pesar de que las cuentas anuales de la sociedad en cuestión habían sido auditadas por la firma X. Lo cual parece poner en entredicho el trabajo de los auditores.

¿Por qué dos informes hechos por dos firmas de auditoría pueden reflejar resultados aparentemente tan diferentes? Básicamente, porque no se trata del mismo trabajo ni tienen la misma finalidad. Una auditoría de cuentas es un informe que, a grandes rasgos, indica si las cuentas anuales adjuntas, expresan o no la imagen fiel de la empresa en una fecha concreta. Se trata de un informe que se encuentra regulado en la Ley de Auditoría de Cuentas, y que no tiene otra finalidad. El destinatario del informe son los socios/accionistas de la sociedad, y cuando se trata de una auditoría obligatoria, el informe es público ya que se deposita en el Registro Mercantil correspondiente junto con las Cuentas Anuales.

El proceso de Due Dilligence es significativamente diferente. Si recurrimos a la traducción literal, en castellano estaríamos hablando de “diligencia debida”. Se trata de un informe solicitado por una parte privada, que habitualmente se utiliza en situaciones de adquisiciones empresariales. En estos casos, es muy importante que el cliente/destinatario del informe defina en qué aspectos quiere enfatizar la búsqueda de información, puesto que pueden enfocar el análisis hacia las áreas económico-financieras, áreas legales, posibles contingencias fiscales… Incluso, puede ser necesaria la participación de expertos independientes a la hora de tasar activos a precio de mercado.

Se trata de un informe no regulado y no sujeto a la Ley de Auditoría de Cuentas, y habitualmente, lo que busca es obtener el máximo de información posible para valorar y fijar de la forma más objetiva posible el precio de una operación de adquisición de empresas, así como también, si es necesario, exigir garantías adicionales a la parte compradora por posibles riesgos detectados. Incluso, puede darse el caso de que la parte compradora no quiera asumir estos riesgos y se cancele la operación de compra/venta.

Por lo tanto, al comprar una empresa es importante, además de analizar el balance auditado y calcular un valor de compra, solicitar un proceso de Due Dilligence, para que profesionales en distintas materias, económico-financiero, fiscal, laboral y legal, ayuden a obtener una visión completa de la Sociedad, y detectar posibles contingencias que puedan tener un efecto en la negociación con la parte vendedora. Esta es la mejor manera de obtener información concreta y a medida, y tomar las decisiones oportunas.

* Carmen Fernández es Auditor del Área de Auditoría

Buenos hábitos

En los últimos años la preocupación por vernos bien se ha convertido en algo casi prioritario en nuestras vidas… Las dietas milagrosas y los libros sobre nutrición se suceden sin tregua. Nuevas teorías alimenticias reemplazan a las ya existentes hasta que, al final, uno no sabe muy bien a qué atenerse… ¿Alimentación centrada en las proteínas? ¿Eliminación de lácteos y derivados? ¿Suplementación? ¿Dietas depurativas? ¿Ayunos prolongados?

La mayoría de estas pautas nutricionales, que en muchos casos se contradicen, te aseguran la pérdida rápida de peso sin efecto rebote y es que eso es lo que buscamos: resultados inmediatos que no nos supongan mucho esfuerzo.

Vernos bien nos hace sentirnos mejor con nosotros mismos y estar más receptivos y abiertos a relacionarnos. Una persona con una buena imagen es percibida ante los ojos de los demás como un triunfador, pero esa “pose” debe ir acompañada de una actitud. Para sentirse un triunfador se debe actuar como tal, esforzarse por mejorar, ser enérgico, entusiasta… y eso lleva tiempo y trabajo, no vale con obtener mejoras a nivel físico. Dicen que sin pena no hay gloria y parece que esta frase tiene mucho de verdad.

Un cambio en nuestros hábitos alimenticios no es algo que se haga de un día para otro, debe ser progresivo, el cuerpo necesita tiempo para adaptarse, no hay que precipitar las cosas y esa “adaptación a la nueva situación” se irán percibiendo desde fuera.; algo similar es lo que debe producirse en nuestra actitud en el trabajo.

Desde la publicación Equipos y Talento escriben un artículo basado en la serie de televisión Mad Med , que relata el día a día de los empleados de la agencia de publicidad Sterling Cooper allá por 1960. Dicha serie proyecta un conjunto de comportamientos o actitudes en el ámbito laboral que podrían extrapolarse a la situación que se vive en las empresas actualmente:

• Confiar en el lado creativo de cada uno

• Tratar de ser positivo aunque no se logre el objetivo perseguido, ya que si no se pierde la ilusión al final se puede alcanzar.

• Adelantarse a posibles necesidades

• Perseguir una motivación

• Planificar, tener un orden

• Estar abierto a los cambios

• Saber disfrutar de los momentos de relax y descanso

• No llevarse a casa los problemas del trabajo, saber desconectar te ayudará afrontar las cosas desde otra perspectiva

• Valerse de los avances tecnológicos

• Aprender de los errores y disfrutar las victorias. En una empresa habrá malos y buenos momentos, la idea de que de todo se aprende debe ser algo a tener muy presente

• Los contactos son importantes. Se debe cuidar a los clientes y moverse, entablar relaciones, actualmente redes sociales como LinkedIn posibilitan esta interacción

• No acomodarse, ser inquietos, perseguir las oportunidades, la acción, donde seamos capaces de aportar cosas que os permitan seguir creciendo y evolucionar con la compañía

Nos esforzamos por mejorar por fuera, comer sano, hacer deporte… pero debemos preocuparnos por mejorar por dentro, todo es parte de un mismo proceso integral.

Desde la cuenta de Twitter de Audalia Lumesse, que os animamos a visitar, seguimos a muchas empresas y personas influyentes en el mundo de los RR.HH. que nos animan a no perder la ilusión, a seguir aprendiendo para continuar creciendo, porque caer en la rutina y en la monotonía es dejarse, volverse feo, invisible… convertirse en todo lo que no queremos ser. Dedica un tiempo a planificar tu trabajo diario, sé comunicativo, proactivo, curioso… Come sano, haz deporte, sigue formándote porque la posibilidad de lograr los objetivos que te plantees está en tu mano.

*Beatriz Taberner es Consultora en el Área de RRHH Lumesse

Casos de éxito: Ferrovial y Mercedes-Benz

El software Gestión del Talento y Desarrollo de Recursos Humanos de Lumesse ayuda a muchas organizaciones en todo el mundo a optimizar el desempeño de sus empleados y a implantar sus estrategias de desarrollo y fidelización del talento. Ferrovial o Mercedes-Benz son dos ejemplos de empresas que han optado por este software.

Ferrovial es el inversor privado de infraestructuras de transporte más grande del mundo. Con una plantilla que ronda los 55.000 empleados y con operaciones en más de 15 países se dedica a construir, mantener y operar en proyectos que van desde la autopista 407ETR de Canadá hasta el aeropuerto Heathrow de Londres.

A pesar de contar con un negocio global complejo, incluyendo muchas filiales, Ferrovial ha podido implantar el software Lumesse ETWeb, adaptándolo a muchas de sus realidades.

Audalia, socio de Lumesse de España, ha trabajado muy de cerca con Ferrovial para proporcionarle un sistema robusto pero muy flexible para gestionar sus procesos de talento, incluyendo compensación, beneficios, desempeño y formación.

¿Quieres conocer todos los detalles de este caso de éxito? Pues descubre cómo fue todo el proceso clicando en enlace

Mercedes-Benz España pertenece al grupo Daimler AG, pionero en la industria automovilística mundial. Actualmente fabrica y comercializa automóviles, autobuses y vehículos industriales.

El grupo Daimler es el productor tecnológico líder en el segmento de automóviles Premium así como el mayor fabricante de vehículos industriales a nivel mundial. Cuenta con más de 270.000 empleados que con sus conocimientos, habilidades, creatividad y trabajo contribuyen a alcanzar el éxito de la compañía.

Las herramientas implantadas en este proyecto por parte de Audalia Lumesse han sido Lumesse TalentLink y Lumesse ETWeb.

Lumesse TalentLink es la herramienta de Lumesse enfocada a gestionar procesos de reclutamiento. Por su parte, Lumesse ETWeb es la herramienta de Lumesse centrada en la gestión de procesos de talento interno.

Conoce los detalles a través del siguiente enlace al caso práctico.