Argentina: una economía hiperinflacionaria

argentina economía hiperinflacionaria

Desde el pasado 1 de julio de 2018 Argentina es considerada como economía hiperinflacionaria.

Este hecho va a provocar unos trabajos adicionales tanto contables en los procesos de consolidación como en las auditorías que se realicen a empresas que tengan filiales en Argentina, ya que los estados financieros presentados por esas empresas del grupo no podrán incorporarse a la consolidación sin haber sido previamente ajustados, a fin de reconocer el efecto de dicha depreciación del valor del dinero.

¿Por qué es una economía hiperinflacionaria?

El motivo de ser considerada economía hiperinflacionaria es haber acumulado a esa fecha, más del 100 por ciento de inflación en los 36 meses anteriores. A este hecho cuantitativo se le une la existencia de otros factores cualitativos como son que la población argentina prefiera conservar su riqueza en activos no monetarios o en monedas como el dólar o el euro, que las cantidades monetarias se referencien en términos de otra moneda, realizándose las tasaciones y los valores de los inmuebles de forma general en dólares, y que además los tipos de interés, salarios y precios estén ligados a la evolución de un índice de precios.

El problema

El problema de la consideración de la tasa de inflación en Argentina es la coexistencia de varios índices, no existiendo un IPC que haya sido informado de forma sólida y fiable en los últimos tres años. Así, tomando como referencia índices locales, como el índice de la Ciudad de Buenos Aires (IPC‑BA), el índice de la provincia de San Luis (IPC‑SL) o el índice del área del Gran Buenos Aires (IPC‑GBA) se habría superado antes del 1 de julio de 2018, el 100% de inflación durante 3 años.

Sin embargo, el IPC que se ha tenido como más confiable, tal como ha expresado la International Practices Task Force (IPTF) del U.S. Center for Audit Quality (CAQ), ha sido el Índice de Precios Internos al por Mayor (IPIM) elaborado por la Dirección General de Estadística y Censos Argentina, y que expresaba un IPC acumulado del 108,7% en mayo de 2018 y del 119,4% en junio de 2018, momento en el que Argentina es calificada por el organismo regulador de Estados Unidos, la Security and Exchange Commission (SEC), como economía hiperinflacionaria al considerar que todos los factores cualitativos contenidos en la NIC 29.3 están presentes y todos los índices de inflación relevantes muestran una tasa acumulada de tres años que excede el 100 por ciento.

Empresas radicadas en Argentina

Las empresas radicadas en Argentina deben de forma prospectiva, a partir del 1 de julio de 2018, ajustar sus estados financieros, al objeto de expresarlos en términos de moneda de poder adquisitivo corriente, antes de proceder a su conversión en la moneda funcional en la que se presentan las cuentas consolidadas.

La reexpresión de los elementos del balance que no sean partidas monetarias o estén valorados según el valor razonable, se hará utilizando la evolución de un índice general de precios que refleje los cambios del poder adquisitivo de la moneda desde el momento de su adquisición.

La reexpresión de los elementos de la cuenta de resultados se hará actualizándolos, en función de la evolución del citado índice, desde el momento en que fueron incurridos.

La contrapartida de las reexpresiones anteriores será doble, ya que una parte dará lugar a un resultado por exposición monetaria (pérdida o ganancia monetaria neta), que se considera realizado en el ejercicio, y otra a una reserva de actualización del patrimonio neto cuya finalidad es la de mantener el poder adquisitivo de las aportaciones y dotaciones a reservas hechas por los propietarios.

Todo ello está regulado en la normativa contable española en el en el art. 62 del Real Decreto 1159/2010, de 17 de septiembre por el que se aprueban las Normas para la Formulación de Cuentas Anuales Consolidadas, siendo desarrollado a nivel internacional por la NIC29 “Información Financiera en Economías Hiperinflacionarias” y la CINIIF7 “Aplicación del Procedimiento de Reexpresión según la NIC29 Información Financiera en Economías Hiperinflacionarias”. A nivel de US GAAP está explicado en la ASC (Accounting Standards Codification) 830 “Foreign Currency Matters” y la ASU (Accounting Standard Update) 2013-05 “Foreign Currency Matters”.

Tomás FresnedaLinkedin_circulo