Las Utes son estructuras sin personalidad jurídica propia reguladas por la Ley 18/1982, de 26 de mayo, sobre Régimen Fiscal de las Agrupaciones y Uniones Temporales de Empresas y de las Sociedades de Desarrollo Industrial Regional. Su objetivo es el desarrollo o ejecución de una obra, un servicio o un suministro determinado.

Suelen ser más habituales en el sector de la construcción ya que así pueden presentarse a ciertas obras o servicios, bien porque una empresa sola no puede afrontar económica y técnicamente el tipo de obra, o porque su clasificación no alcanza a cumplir la exigida en los pliegos de condiciones.

A la hora de hacer una auditoría de una sociedad que participa en una o varias UTEs podemos caer en el error de considerarlas como empresas independientes. Las UTEs no formulan cuentas anuales a efectos mercantiles, de manera que el partícipe integra en sus cuentas la parte proporcional de los saldos de la UTE que le correspondan. Forman parte, por tanto, de las cuentas de la sociedad que auditamos y en base a ellas debemos analizar sus saldos, teniendo en cuenta el nivel de importancia relativa determinado para la sociedad en su conjunto, y en el que ya estarán las UTEs integradas.

Si debemos revisar, además de los saldos significativos o aquellos que a criterio del auditor puedan incorporar riesgos significativos de error a las cuentas de la sociedad (como la obra en curso principalmente), el control interno que esta ejerce sobre las UTEs en las que participa, el proceso de integración y eliminación de los saldos y la documentación obligatoria que disponga de ella, como la inscripción en el registro especial del el Ministerio de Hacienda (necesaria para disfrutar del régimen de transparencia fiscal), Escritura de Constitución, código de Identificación Fiscal (modelo 036 ó 037), impreso de autoliquidación del ITP y AJD (Las UTEs gozan de exención en este impuesto para las operaciones de constitución, ampliación, reducción, disolución y liquidación (modelo 600); alta en el I.A.E.

Hay que revisar también que en la memoria se recoja la información de cada UTE en la que se participe, indicando los criterios de valoración utilizados por cada UTE y la forma por la que se ha realizado la integración de las operaciones de las mismas.

Hay que señalar que las UTEs no están sujetas a las obligaciones de documentación por operaciones vinculadas.

* Tomás Fresneda es Director en el Área de Auditoría