¿Magia Potagia? No, análisis de datos

análisis de datos
Buenas queridos amigos. Hace mucho tiempo que no escribía un artículo y muchos de vosotros me habíais preguntado que cuándo iba a volver a escribir. Así que me he puesto manos a la obra con este pequeño ensayo sobre análisis estadístico, que refleja de forma simple, los proyectos de esta índole que realizamos en Audalia Nexia versados en este asunto.

Leer más

Lógica financiera

En mi opinión, nuestro gran problema es que acumulamos demasiado conocimiento pero no somos capaces de interrelacionarlo, guardándolo en parcelas estancas, ni utilizar la lógica a nivel básico para resolver problemas utilizando todo nuestro potencial.

Este artículo, a pesar de estar basado en una historia real que comenta un producto financiero estructurado, está escrito para que pueda ser seguido por todo el mundo. Para ello, ya que la última vez que hablé de temas financieros estaba con Grecia y la activación de los CDS, utilizaré la mayéutica para resolver el problema.

Sin más dilación, comienzo el relato:

Un día, un cliente (amigo), CEO de una multinacional, me llama muy nervioso y con un enfado notable (por no decir cabreo). El caso es que, como también es hijo, le había tocado ir con su madre a una Entidad Financiera (no diré el nombre porque no nos patrocina ninguna, cosa que dejo abierto por si alguna se quiere anunciar). El caso es que mi amigo se vio con su madre en la entidad para asesorarla sobre si invertía en un producto financiero que ofrecía unas condiciones de tipo de interés superiores a las de mercado.

Como me comentaba mi amigo, el comercial de la sucursal comenzó a describir las bondades del producto:

“Sólo para los dos millones de euros primeros. Producto mágico. Te dejo elegir en una lista tres empresas muy diversificadas. Empresas muy sólidas. Tan sólidas que reparten casi todos los años dividendos. El producto es a 5 años. Si las tres empresas suben te llevas un cupón del 10% anual. Es una barbaridad. Los tipos están al 2,5%.”

En ese momento, según contaba mi amigo, el comercial se iba creciendo y soltaba más y más argumentos comerciales y, por el contrario, mi amigo no tenía argumentos de base para rebatir. Eso sí, le parecía que había algún truco dentro del producto; pero cuál.

El comercial, ya totalmente crecido, se levantaba por la sucursal y no paraba de hacer aspavientos y de repetir: ¡¡¡QUÉ BARBARIDAD!!!, ¡¡¡QUÉ BARBARIDAD!!!,¡¡¡INMEJORABLE!!!.

Mi amigo, dolido en su orgullo por no haber sido capaz de argumentar nada en contra del producto, se levantó diciendo lo que procede en estos casos: nos lo vamos a pensar.

Una vez llegó a su empresa se lo pasó al Director Financiero para que lo analizara y viera dónde estaba el truco. Al cabo de unas horas, el Director Financiero le comentó:

“Es un gran producto. Inviertes en empresas sólidas. De hecho, suele repartir dividendos casi todos los años. La cartera de inversión está muy diversificada. Yo invertiría.”

Mi amigo recordó que, hace tiempo, yo le había comentado que en finanzas no existen máquinas de generación de dinero. Si existe una situación excepcional es corregida inmediatamente mediante lo que se denomina arbitraje.

Llegado a este punto, mi amigo descolgó el teléfono y me llamó.

Hasta aquí el relato de mi amigo. No hay mucho más que comentar del producto y de las condiciones del mercado. Por lo menos, como le dije, no le habían ofrecido sartenes ¿Qué habrías hecho tu? ¿Invertirías? ¿Dónde está el truco? ¿Despedirías al Director Financiero de la Empresa de mi amigo? ¿Lo degradarías a mozo de almacén o le duplicarías el sueldo por ser un genio? ¿Cogerías un depósito a plazo más una vajilla?

Sin entrar en temas técnicos de cómo se ha estructurado el producto, si aplicamos la lógica deberíamos seguir los siguientes pasos:

Extraer lo verdaderamente importante de todo lo que nos ha dicho el comercial. A este respecto qué nos interesa:

  • Nos pagan cupones de un 10% anual si tres empresas aumentan su valor.
  • Tres empresas sólidas y diversificadas.
  • Son sólidas y pagan dividendos casi todos los años.
  • El tipo de interés de mercado es un 2,5% anual.
  • El producto es a 5 años; pero para nuestro ejemplo no lo vamos a utilizar.
  • No hay sartenes.

Viendo la descripción del producto cabe la pena preguntarse si éste está bien remunerado: me pagan mucho, me pagan poco y si es posible que no cobre un euro en cinco años. Luego parece que todo debe centrarse, como siempre en finanzas, en si la remuneración del producto va en línea con el riesgo que asumimos.

Nuestro comercial de la sucursal nos embauca con su retórica y nos hace creer que cosas teóricamente no buenas para este producto lo sean. Se aprovecha de nuestro conocimiento estanco y lo activa a voluntad. Utiliza conceptos que aparentemente son buenos y hacen que den cierta solidez al producto. Este es el caso de la diversificación. Siempre se nos ha dicho: la mejor inversión es la más diversificada; pero hay casos en los que no es así y éste es uno de ellos. Si las tres empresas deben incrementar su valor para que cobre, con que falle una ya no lo logro. Qué más da que falle una o las tres. Necesito que se muevan en el mismo sentido. Esto se logra si la cartera no está diversificada por Sector o País. Si incorporamos empresas de sectores o países buscando la mayor diversificación en nuestra cartera es malo, siempre habrá alguna que pueda fallar por tema del mercado o país donde opere. Prefiero que esté poco diversificada y que no suba el valor de las tres un año a que vayan fallando todos los años alguna. Cobro cuando todas suben luego busco que estén muy correlacionadas, término opuesto a diversificadas.

También nos dice que son buenas empresas: sólidas y que reparten dividendos casi todos los años. ¿Esto es bueno? ¿Qué sucede cuando una empresa reparte dividendos? Por un lado sé que no van a quebrar fácilmente, luego el riesgo a que me fueran a pagar si fuera acreedor es menor; pero aquí se trata de que suba el valor de las acciones. Y el riego de contrapartida lo tengo con la Entidad Emisora y no con estas sociedades. Si una empresa reparte dividendos el valor de sus acciones disminuye.

¡¡Pues vaya!!. Comenzamos a ver que tal vez este producto tenga más riesgo del considerado inicialmente y, por lo tanto, tal vez la remuneración no es correcta. Nuestro conocimiento departamentalizado, la retórica comercial y el no haber usado la lógica básica nos podría estar jugando una mala pasada.

El problema que tenemos es que no sabemos si el producto paga en función del riesgo que asumimos, por lo cual deberíamos determinar cuánto se nos debe remunerar.

Esta valoración es fácil. Con las matemáticas de COU o unas mínimas nociones de probabilidad vamos a lograrlo.

La información de la que disponemos es la siguiente:

  • Las empresas están muy diversificadas. Por lo tanto que suba el valor de una no implica que suba el de otra o viceversa. Esto con tres compañías. Si se trata en términos estadísticos serían sucesos independientes, es decir, que un suceso no afecta a otro en su comportamiento probabilístico. Gracias a la diversificación.
  • Si reparten casi todos los años dividendos, digamos, en el mejor de los casos, año sí año no, y cuando esto sucede baja el valor de las acciones, la probabilidad de que el valor de una sociedad suba podría ser de 0,5%. Si se reparte dividendo (0,5%) baja el valor y si no se reparte (0,5%) sube el valor. Gracias a la solidez.

¡¡¡Ya tenemos todo para valorar!!! Comencemos:

Primero lo haremos para una acción y luego directamente para nuestra cartera.

Si la probabilidad de que suba mi valor, y por ende cobre, es de 0,5%, ¿qué tipo de interés de mercado debería remunerar mi inversión de acuerdo con el riesgo asumido?

En términos de probabilidad sería: 0,5%(probabilidad de suba el valor)*tipo interés que remunere el riesgo asumido = 2,5% (tipo de interés de mercado)

Si despejamos nuestra incógnita, es decir, mandamos dividiendo la probabilidad al otro lado de la igualdad de forma que tengamos el cociente entre el tipo de interés de mercado y la probabilidad de cobrar, obtenemos un 5%. Luego si mi cartera fuera de una acción me deberían pagar un 5%.

Ahora bien, tengo tres compañías. Como habíamos dicho, son sucesos independientes luego la probabilidad de cobrar de la inversión quedaría definida como la probabilidad de que suba el primer valor, por la probabilidad de que suba el segundo valor y por la probabilidad de que suba el tercer valor. Total, 0,5%*0,5%*0,5% ó 0,125%. En consecuencia, si seguimos lo comentado para un valor, el tipo de interés de mercado que remunera mi inversión sería el cociente entre el tipo de mercado y la probabilidad de subida del valor. Luego sería 2,5% entre 0,125%. Si cogéis una calculadora veréis que sale un 20%.

Pues bien, terminados estos cálculos, y para no hacerme largo en mi relato, llamé a mi amigo y le dije que la remuneración era baja para el riesgo asumido y que deberían pagarle un cupón anual del 20% mínimo. Mi amigo llamó a la sucursal para decirles que no iban a suscribir el producto porque la remuneración no era acorde al riesgo de la inversión.

*Antonio Pérez es Director del Área de Consultoría

Automation error excel 2007

Buenos días a todos, he vuelto. En este post voy a hablar de un problema que se os pudiera dar, si es que usáis Excel 2007 o superior de manera avanzada.

Como bien sabemos todos los usuarios de productos Microsoft, todo funciona bien hasta que deja de hacerlo y, en ese momento, qué toca: ¿apagar y encender? Bueno, puede ser una opción válida pero con este caso, creedme, no os va a funcionar. Así que, sentaos en vuestros asientos y abrochaos el cinturón que vamos a despegar…

Desde hace tiempo, digamos que desde Office 2003 hasta la versión 2007 la desinstalación de esta suite, era algo tediosa. No obstante, hasta Office 2007 era posible su desinstalación de forma total con la herramienta proporcionada por Windows. Como no todo va a ser siempre fácil, Office 2007 trajo un nuevo instalador que cuando la tarea de desinstalación se detenía por alguna causa desconocida acababas buscando entradas en el Registro, Dlls, Ficheros y Carpetas de Office hasta en el trastero de nuestra casa.

Como Microsoft quería que incrementásemos nuestros conocimientos en su sistema operativo, que para eso se lo ha currado años, sacaron Office 2010 u Office14, para cuando tengáis que ir buscando ficheros y carpetas por todo el mundo virtual de vuestro ordenador. Esta suite es aún mejor para desinstalar, debido a que cuando la aplicación que trae a tal efecto tiene algún problema no elimina completamente la aplicación pero tampoco lo comunica…

Os preguntaréis a qué viene todo este rollo que os estoy soltando. Pues bien, puede que hayáis instalado una versión de prueba de un Office 2007 ó 2010 y la hayáis desinstalado posteriormente para instalar una versión con licencia de uso. Llegado un día, suele coincidir con un trimestre o múltiplo del mismo, es posible que algún componente tipo Add-ins o cualquier macro deje de funcionar. ¿Qué hacer? ¿Apago y enciendo?, ¿Desinstalo mi Office?, ¿Desinstalo mi Add-ins? ¿Instalo todo de nuevo? Probablemente hagáis esto y os siga la cosa sin funcionar. Entonces, ¿qué hacer? ¿Formateo mi ordenador e instalo todo de nuevo? Claro, eso tiene un problema: todos los videos y fotos que tengo metidos en mi ordenador, que mi empresa me ha dado para que haga un uso profesional del mismo, los voy a perder. ¿Qué hacer? Necesito mis Add-ins y la macro para rellenar la quiniela. Es en estos momentos de desesperación cuando os debéis acordar del rollo que os he soltado anteriormente: “Aquella versión de prueba de Office, que piensas que está desinstalada, posiblemente no lo está totalmente y empieza a jugar contigo como si fuera Chuqui.” Posiblemente tengas un mensaje del tipo “Automation error” y otros más chulos incluso.

Para que podáis seguir disfrutando de vuestro Office, los Add-ins y la macro, os voy a dar una especie de guía de actuación:

Primer punto: Recordad si instalasteis y desinstalasteis algún Office 2007 ó 2010. Si no es así posiblemente esta guía sólo os valga para echaros unas risas.

Segundo punto: Recordad qué versión de Office habías instalado y desinstalado: 2007 ó 2010. Ante la duda, yo haría las dos desinstalaciones porque probablemente hayáis instalado ambas.

Tercer punto: He dejado mi ordenador a alguien. Yo haría las dos desinstalaciones, miraría todas las carpetas y le pasaría un antivirus. No sería la primera vez que dejamos un ordenador a una persona de confianza y desde ese momento deja de serlo.

Si todo es sí o tenemos dudas, seguid leyendo este apasionante post. En caso contrario, esperad al siguiente en el que hablaré de la Crisis financiera.

Cuarto punto (Desinstalación de Office 2007 ó 2010) Ejecutad la aplicación Fix50450 como Administrador y probad a ver si funciona.

Quinto punto (Desinstalación de Office 2010 ó 2007 si lo anterior no funcionó) Ejecutad como Administrador RipOutOffice2007 (vale para ambas versiones). Esta aplicación detiene los servicios de Office para que podamos eliminar manualmente las siguientes carpetas:

C:/Archivos de Programa/ Y eliminar Microsoft Office 14 (si fuera Office 2007 la carpeta sería Office12)

Eliminad la Carpeta OFFICE14 dentro de C:/Archivos de Programa/Archivos Comunes

Lo último que tenemos que borrar es el directorio C:\Usuarios\Tu Usuario\AppData\Local\Microsoft\Office\Office 14 donde Tu Usuario sería el usuario actual, te recomiendo que borres esa carpeta de cada usuario existente en el equipo.

Por último lo ideal sería hacer una limpieza controlada del Registro, para ello nada mejor que el mítico CCleaner. Si no recordáis cómo hacerlo los pasos a seguir serían:

Ejecutad CCleaner como Administrador, id a Registro y luego pulsar “Buscar Problemas” para, por último, ir a “Reparar seleccionadas”.

El programa te preguntará si deseas hacer una copia de seguridad del registro. Esto va en gustos y según vuestro perfil. Si no tenéis nada importante en el ordenador y os apetece formatear e instalar todo de nuevo yo pulsaría “no”.

Dicho lo cual, espero que con esto solucionéis vuestros problemillas. Si os sirve de consuelo yo tardé dos días en atar cabos y solucionar este problema con un Add-in que dejó de funcionar, y cómo no, en mitad de un proyecto en el que lo necesitaba.

Os espero en CRISIS FINANCIERA, un abrazo a todos mis fans.

*Antonio Pérez es Director del Área de Consultoría

Rescate de Grecia

Antes de entrar en materia, me gustaría agradecer todas las muestras de apoyo y cariño a los artículos que, modestamente, hemos publicado en los meses de vida de nuestro y vuestro Blog. La verdad es que en lo que a mí respecta dichos elogios han sido desmedidos; pero se agradecen enormemente.

También, me gustaría comentar con vosotros que voy a pasar el testigo, de esto de la escritura web, a dos compañeros míos del área que van a escribir, durante los próximos meses, una serie de artículos relativos a Excel y a las Redes Sociales, o eso al menos me han comentado a mí. Espero que los disfrutéis porque son dos grandes expertos en la materia.

Antes de irme de vacaciones, tal vez porque suele ser un destino habitual de visita o tal vez porque suele ser un tema recurrente en nuestras reuniones, me gustaría compartir con vosotros unas reflexiones sobre el “Rescate a Grecia”.

Estoy seguro de que si Platón, Aristóteles, Pitágoras o cualquiera de los pocos genios que nos ha dado Grecia estuvieran vivos se reirían abiertamente con lo que aparece en las noticias, sobre todo las de televisión. Además, si esto se nos planteara a cualquiera de nosotros en nuestro ámbito laboral, es decir, en la esfera microeconómica nos iríamos de cañas con Platón, Aristóteles y Pitágoras para celebrar tanto despropósito.

Si nos olvidamos de que estamos hablando de un País, podríamos aislar el problema exclusivamente en los siguientes términos: Hay una deuda que no se puede pagar y existen una serie de prestamistas que no pueden cobrar. Vale, si hacemos un proceso de abstracción y lo trasladamos a una empresa estaríamos hablando, casi seguro, de Concurso de Acreedores. Bueno, pues bien, ¿Qué sucede en estos casos?. La verdad es que siempre lo mismo: Se procede a plantear una quita y una espera. Por no ser muy largo en esto de los Procesos Concursales finalmente habría que aprobar un convenio que sería lo equivalente al Rescate en cuestión.

Existe una Ley Concursal que, de hecho, establece la quita y la espera. La pregunta que en estos momentos me viene a la mente es la siguiente: ¿Por qué nuestro legislador no prevé en la Ley Concursal que se de más dinero a las Empresas en Concurso? ¿Podría forzar a las Entidades Financieras a que aportaran el doble de los préstamos que tengan con ellas contraídos? ¿Serviría para algo si estos préstamos generan intereses y además deben devolverse? Si no puedo devolver X y los intereses me ahogan, ¿podría devolver 2X? Si los ingresos son los mismos y los gastos iguales, ¿podría sufragar la devolución del doble de mis préstamos? Es más, financieramente se tendría que incrementar el tipo de interés al existir más riesgo en la operación. Por lo cual perfecto, no puedo devolver X al tipo de interés actual por lo que voy a devolver 2X a un tipo superior.

Volvamos a Grecia con nuestro conocimiento microeconómico: “BIENVENIDOS AL RESCATE DE GRECIA: saldremos dando más dinero vía préstamos”.
Si antes no tenía sentido, ¿por qué ahora? Puedo devolver el doble de mi deuda a un interés superior con los mismos ingresos, gastos y el mismo plazo de amortización. Parece que no.

Si en estos momentos todavía no estáis con Aristóteles en el bar celebrando tanto despropósito es porque faltan un par de piezas a la historia. Ahora viene lo verdaderamente divertido.

Para solucionar el tema de Grecia, a parte de los recortes de gastos e incremento de ingresos, se tiene que realizar una quita y una espera sobre sus deudas. Sobre esto no hay dudas y, es más, es lo que se va a realizar. ¿Hay algún problema para hacerlo? Sí, sería el final de la zona Euro porque las Entidades financiera encarecerían la financiación a los Países  de dicha zona al ver que sus préstamos no son cobrables. ¿Quién tendría que asumir el coste de la quita y la espera? ¿Los Gobiernos? Pues la verdad es que si leemos los acuerdos del Tratado de Maastricht existe un pequeño artículo que impide la monetización de la Deuda por los Gobiernos. ¡Vaya! ¡Qué faena! ¿no?.

Pues bien, ¿Qué van a hacer? Seguramente se legislará a tal respecto. Yo, al menos, tengo claro lo que voy a hacer: me voy de vacaciones con Ulises, Aquiles, Alejandro Magno y todos los héroes de nuestra Grecia Clásica, a través de la lectura, y os dejo en manos de Daniel Barjola y Beatriz Taberner.

Qué tengáis unas felices vacaciones y muchas gracias por vuestro apoyo.

*Antonio Pérez es Director del Área de Consultoría

Estructura organizativa matricial

Frecuentemente, en el desarrollo de nuestros trabajos de organización, los Directores Generales y/o Gerentes nos suelen preguntar por las bondades de las estructuras organizativas matriciales. La respuesta siempre es la misma, así como la expresión de perplejidad de dichas personas que esperan algo más complejo. Sí, no hay que dar muchas vueltas al tema, la solución nos la da la propia naturaleza. Concretamente, la podemos conseguir viendo algún documental de la 2.

Como supongo que, a estas alturas del artículo, estaréis con la misma cara de asombro que mis clientes, proseguiré con la historia tal y como haría con ellos.

Un día, conecté la televisión y estaban emitiendo un documental en la 2 sobre un zoo alemán (no os voy a hablar del Pulpo Paul). Aparecía la reconstrucción de un ecosistema de mandriles que parecía de diseño, no faltaba detalle. Alguien aburrido, es decir, un biólogo del centro, decidió observar a estos afables y simpáticos amiguitos que nos van a servir para explicar el funcionamiento de las organizaciones matriciales.

Nuestro biólogo comenzó a observar la existencia de un macho dominante (la verdad es que era el doble de cualquiera de sus compañeros, por lo cual lo tuvo fácil) y una serie de castas en la manada. Hasta aquí no parece  demasiado complejo; aunque nuestro biólogo lo explica como un gran hallazgo.

El biólogo comienza a percibir que determinados miembros de las castas son dirigidos por pares de miembros de las mismas, los dominantes, y realizan algún cometido según su destreza. Cosa que al biólogo no le sorprende pero a mí me pareció altamente educativo: Existía una estructura organizativa matricial, eso sí, bajo la atenta mirada del macho dominante.

Todo era paz y armonía: la comida se gestionaba, no había agresiones en la manada, se mantenía la seguridad y se convivía en paz con unos pobres patos que nadaban en un estanque.

Yo ya pensaba cortar el documental porque se me hacía muy duro ver monos y patos después de comer; pero, de pronto, el biólogo se convirtió en un consultor de organización y el documental comenzó a cobrar sentido.

¿Qué pasaría si la manada perdiera al macho dominante? Bueno, ni que decir tiene que, para sacarlo de la jaula, drogan al pobre animal con unos dardos; pero bueno es parte del experimento.

Durante un par de días las castas siguen funcionando y se trabaja de forma ordenada sin que parezca que haya sucedido nada; pero, un día, comienzan las agresiones entre los mandriles; la comida no se aprovecha y asesinan a todos los patos (trágico pero cierto). El biólogo comienza a darse cuenta de que esto no parece muy estable y decide ver si al pobre mandril drogado puede darle algún uso sin incorporarle a la jaula suelto. Explica que intenta ver si la presencia del macho dominante, sin interactuar con la manada, puede solucionar el problema. Introduce al pobre bicho en una jaula esperpéntica en la que apenas cabe y lo deposita en la jaula con los otros miembros. La verdad es que salvo reírse de él no vale para mucho. El macho dominante no para de morder la jaula y su enfado llega a cotas difícilmente superables; pero no afecta al comportamiento de sus compañeros que siguen a los suyo: al pillaje y a la agresión. Con la población diezmada y temiendo un finiquito por la que había liado, el biólogo decide soltar al macho dominante. Gran momento. Sólo por ver la cara de los mandriles cuando es liberado su líder merece la pena el documental. Nuestro vejado amigo sale del toril y al primer mono que engancha se le quitan las ganas de sentarse una temporada. Luego prosigue impartiendo disciplina al estilo mandril. Acto seguido, las castas se vuelven a organizar y cesan las agresiones. La comida se vuelve a aprovechar. Los patos están muertos con lo que no podemos hacer nada por ellos.

En definitiva, la propia naturaleza nos indica que las estructuras matriciales, traducido a comportamiento humano:

  • Siempre deben tener un director que decida en caso de divergencias o discrepancias.
  • Sólo sirven para proyectos concretos definidos.
  • Resuelven aspectos complejos de forma ágil aprovechando las capacidades de los miembros de la organización de diferentes departamentos, creando estructuras funcionales y jerárquicas.
  • No son estables en el tiempo.

 Y seguro que si los mandriles lo consiguen, en nuestras organizaciones no puede ser tan difícil…

*Antonio Pérez es Director del Área de Consultoría

Fábula de Gallinas y Cerdos (SCRUM)

Siempre se ha comentado que en lo simple está la clave y es cierto. Por eso, creo que no hay nada mejor que una sencilla fábula para ejemplificar un proceso lógico y vital en toda empresa pero que no siempre se desarrolla como debiera.

Se cuenta que una gallina se encuentra con un cerdo y deciden montar un negocio de forma conjunta. Como habían recibido una educación elemental consideraron que debían abrir un bar donde se sirviera huevos con bacón. El cerdo, que algo de inteligencia tenía, disintió con la cabeza diciendo: “No me parece justo porque tu participarás en el proceso mientras que yo formaré parte del mismo”.

Esto es lo que habitualmente nos encontramos en las empresas: personas que forman parte del proceso y otras que exclusivamente participan en el mismo. Es importante, con objeto de ganar en eficiencia, el determinar el papel que cada persona ocupará en los procesos que se dan en la empresa.

Este principio tan simple, y aparentemente tan ridículo, rige actualmente metodologías de programación tan potentes como SCRUM; pero es aplicable a cualquier gestión de procesos empresariales.

*Antonio Pérez es Director del Área de Consultoría

Estructura de Tipos de Interés – Forward Curve

Como posibles factores para la activación económica de un País debemos tener en cuenta el consumo de las unidades familiares. Sobre esta línea podemos indicar que la deuda de las mismas en España en el año 2010, según datos del Banco de España, era de 957.706 millones de euros. Nos encontramos, por lo tanto, ante un endeudamiento excesivo. A su vez, dicha deuda está financiada, principalmente, por créditos hipotecarios a tipo variable más un diferencial. El tipo de referencia utilizado con más frecuencia es el Euribor, el cual se somete a revisión semestral en la mayoría de las hipotecas.

Si el dato del endeudamiento familiar es desolador por sí mismo, aún empeora si tenemos en cuenta las previsiones que manejan las Entidades Financieras sobre el Euribor para los próximos años. A modo de ejemplo, y sin ánimo de ser alarmista, presentamos la siguiente tabla de tipos de interés a largo plazo.

Fecha

Euribor Fecha Euribor
06/28/2011 1,92 12/29/2021 4,55
12/28/2011 2,28 06/28/2022 4,46
06/27/2012 2,60 12/28/2022 4,51
12/27/2012 2,85 06/28/2023 4,57
06/26/2013 3,06 12/27/2023 4,59
12/27/2013 3,30 06/26/2024 4,60
06/26/2014 3,51 12/27/2024 4,62
12/29/2014 3,66 06/26/2025 4,63
06/26/2015 3,75 12/29/2025 4,47
12/29/2015 3,85 06/26/2026 4,22
06/28/2016 3,88 12/29/2026 4,21
12/28/2016 3,99 06/28/2027 4,21
06/28/2017 4,07 12/29/2027 4,20
12/27/2017 4,12 06/28/2028 4,19
06/27/2018 4,13 12/27/2028 4,17
12/27/2018 4,12 06/27/2029 4,16
06/26/2019 4,03 12/27/2029 4,15
12/27/2019 4,20 06/26/2030 4,13
06/26/2020 4,45 12/27/2030 3,95
12/29/2020 4,52    
06/28/2021

4,59

   

(Fuente Externa)
Ante esta situación, más otros condicionantes conocidos como son el paro, el déficit público, la falta de crédito a las empresas o la destrucción del tejido empresarial, entre otros, no sorprende que los agentes que han prestado dinero a  España se pregunten cómo vamos a ser capaces de devolver dicho dinero.

Si se analizan estos datos no es de extrañar que la calificación de nuestra Deuda Pública haya empeorado.

*Antonio Pérez es Director del Área de Consultoría

Fábula del panadero y el pastelero

En época de crisis parece impensable el no analizar qué gastos son necesarios para la Empresa. Los empresarios se vuelven más minuciosos en el control de los mismos y les suelen aplicar un marcaje más estricto.
¿Pero sucede igual con los costes?, ¿tendemos a controlar los mismos?, ¿hemos identificado adecuadamente los costes de nuestros productos y/o servicios?, ¿qué costes son fijos?, ¿qué costes son variables?, ¿asignamos adecuadamente, siempre dentro de una razonabilidad económica, los costes a los diferentes productos y/o servicios?, ¿por qué empresas que realizan grandes ventas de productos y/o servicios entran en quiebra?

La respuesta es que normalmente se atienden a los gastos exclusivamente y nos solemos olvidar de analizar los costes. Para ilustrar esto, bien merece traer a colación el cuento de la panadería y pastelería:

En una calle, de una ciudad cualquiera, de cualquier parte del mundo donde vendan pan y pasteles, había un establecimiento que vendía pan y, a pocos metros, otro que vendía pasteles. Ambos contaban con la infraestructura necesaria para la fabricación propia de sus productos y su posterior venta en tienda. Ambos tenían controlados sus gastos y vendían su producto a un precio que cubría todos sus gastos más un margen, que entendemos les daba para vivir bien o tal vez mal; pero ambos vivían.

Un buen día, al panadero se le ocurrió la idea de aprovechar su horno para vender pasteles y, dado que los gastos eran cubiertos por la venta de pan, el precio de los pasteles sólo incluiría los gastos que tuviera por la materia prima más un margen.  La idea fue tal éxito que había siempre gente esperando para comprar pasteles en la panadería.

Por otro lado, el pastelero dándose cuenta que el podría también ganar más dinero copiando la estrategia del panadero se puso a fabricar y a vender pan. Como ambos habían acudido a la misma escuela de negocio usó la misma estrategia: venderé pan al  precio de la materia prima más un margen. ¡Gran idea también! Ni que decir tiene que la idea también fue un éxito y siempre había cola en la pastelería para comprar pan. 

Por lo que en esa calle siempre había cola en la pastelería para compra pan y en la panadería para comprar pasteles. El final de la historia, creo que, o lo conocéis u os lo imagináis: a los dos meses ambos establecimientos cerraron por pérdidas.

¡Cuidado con los costes!

* Antonio Pérez es Director del Área de Consultoría

Necesidades operativas de fondos frente a fondo de maniobra (I)

En la literatura financiera se ha dado gran importancia al concepto de Fondo de Maniobra, el cual suele asociarse a la parte operativa de las finanzas. Cuando en realidad, como veremos a continuación, esta asociación sólo se produce de forma indirecta.

Como es bien sabido, el fondo de maniobra puede calcularse por dos vías:
– Activo circulante menos pasivo a corto.
– Recursos permanentes menos inmovilizado neto.

No obstante, por la propia definición del término, utilizaremos la segunda vía debido a que ésta aclara mucho más la verdadera naturaleza del fondo de maniobra.

En estos momentos, cabría preguntarse si el fondo de maniobra de una empresa típicamente estacional, como podría ser una fábrica de juguetes, sufre grandes variaciones a lo largo del año. ¿Las sufre? Partiendo de la primera definición (activo circulante menos pasivo a corto) pudiéramos pensar que sí. No obstante, la segunda definición, y teniendo en cuenta que las empresas de juguetería acumulan prácticamente todos sus beneficios hacia el final de cada año y el resto de meses pueden tener resultados próximos a cero, resulta que, si se exceptúan las decisiones de inversión o financiación a largo, el fondo de maniobra es, en este tipo de empresas, extraordinariamente estable y no queda afectado por la estacionalidad.

Entonces, ¿en qué quedamos? La respuesta está en que el Fondo de Maniobra es una cuestión de planteamiento y no de funcionamiento de la empresa. En otras palabras, es una cuestión de pasivo y más que de activo. Responde a cuántos fondos a largo plazo me permiten financiar mis operaciones.
Pero entonces, ¿qué es lo que fluctúa en la empresa de juguetes? Si no es el Fondo de Maniobra, ¿qué es? La respuesta es que lo que fluctúa son las Necesidades Operativas de Fondos.

* Antonio Pérez es Director del Área de Consultoría

Al perro flaco….

En esta época de gran dispendio, pleno empleo y altos salarios, sólo me queda, con el fin de no gastar demasiado para poder llegar a fin de mes, quedarme en casa y releer aquellos libros conocidos como clásicos de la literatura económica; a ver si se me pega algo. Así que pensé en leer al gran David Ricardo, con objeto de determinar qué solución daría él a los salarios en estos momentos.

La respuesta no se pudo hacer esperar más tiempo ni ser más contundente. El gran David Ricardo ya la enunció bajo el nombre de la Ley de bronce de los salarios, según la cual “el salario se reduce a lo estrictamente necesario que permita al obrero subsistir y reproducirse, si el salario sube más de lo estrictamente necesario, la población aumentará y al haber mayor oferta de trabajo, los salarios bajarán; por el contrario, si los salarios son inferiores a lo estrictamente necesario la población disminuirá, provocando con ello una escasez de mano de obra y por consiguiente un aumento en los salarios”.


Así que ya sabéis lo que hay que hacer para mejorar vuestras nóminas según David Ricardo.

* Antonio Pérez es Director del Área de Consultoría