Avales genéricos, el soldado desconocido.

Muchos de nuestros clientes tienen asimismo clientes dentro del sector público, lo que convierte en una auténtica pesadilla el momento de solicitar un certificado de corriente de pagos en la Seguridad social. Y la pesadilla no es por la lentitud. Todo lo contrario: gracias al sistema red el certificado se recibe ágilmente.

La pesadilla se produce ya que hoy día es muy sencillo que se generen deudas, por errores administrativos en las comunicaciones, de partes médicos, emisión de las complementarias de atrasos, de retribución variable o un largo etcétera. Sin duda, una buena oportunidad comercial en el sector público puede desvanecerse por estas situaciones.

Una buena posibilidad es recurrir al aval genérico, un fondo de cobertura que, en función de su importe, mantendrá a su sociedad al corriente de pagos sin ningún susto de última hora.

El trámite para la constitución de este aval se regula en los artículos 14 a 16 (ambos incluidos) de la Orden TAS/1562/2005, de 25 de mayo.

* Borja Prieto es Gerente del Área de Asesoría