Responsabilidad social corporativa

Dicen que este virus nos ha hecho más humanos, más solidarios y que nos está enseñando a valorar el esfuerzo y la entrega desinteresada de muchas personas, sin olvidarnos, por supuesto, de la gran labor que han realizado y siguen haciendo los sanitarios y tantos otros empleados de sectores diversos como consumo, hostelería, logística….

Pero la verdad es que gente buena ha habido siempre, por suerte para la humanidad, aunque quizá no somos conscientes de que están en nuestro día a día pero lo cierto es que su mera presencia nos provoca buenas vibraciones. Esa gente hace la vida más fácil y su buen corazón encuentra en organizaciones o fundaciones una forma concreta de ayudar a aquellos que más lo necesitan y con cuya realidad no solemos toparnos de cerca.

En Audalia Nexia tenemos la suerte de trabajar con algunas de estas fundaciones que realizan una gran labor humana. En Prodis, por ejemplo, trabajan por ofrecer a las personas con discapacidad intelectual una mejor calidad de vida; para ello les ayudan a lograr una inclusión en la sociedad plena. Por otro lado, la labor de la Fundación Lukas se centra en ayudar a aquellos niños y jóvenes que presentan diversidad funcional grave y, por supuesto, a sus familias. Pero en este post queremos centrarnos en la Fundación ONCE del Perro Guía (FOPG) porque en cierta manera la estamos descubriendo…

Nuestro director de auditoría, Tomás Fresneda, ha decidido emprender una emocionante aventura solidaria que ha abierto los ojos a nuestra empresa. Ha decidido participar en el programa de Cachorros de la Fundación ONCE del Perro Guía (FOPG), fundación creada por la ONCE para criar y adiestrar perros que sirvan de guía a personas ciegas, mejorando así su autonomía y seguridad al desplazarse. Cuando hablamos de que nos ha abierto los ojos, no nos referimos sólo a que nos quedamos ojipláticos la primera vez que le vimos aparecer con un cachorro en la oficina, que también, sino que nos ha servido para remover conciencias y hacernos pensar en las diferentes realidades con las que debemos convivir en nuestros trabajos.

La decisión de acoger un cachorro con este fin no fue fácil para Tomás y su familia. Es una responsabilidad muy importante en la que debe estar involucrada toda familia, ya que requiere dedicación, tiempo y esfuerzo. Se tienen que seguir una serie de pautas a la hora de comer, no hay que dejarle solo más de dos horas, hay que socializarle llevándole a todo tipo de entornos sociales, tanto por la vía pública, viajando en medios de transporte, yendo a parques, centros comerciales, restaurantes, cines… y porque alrededor de los 14 meses posteriores a la adopción, vuelven a la escuela para continuar su formación con entrenadores e instructores y esa separación, esa ruptura del vínculo afectivo no es fácil.

Tomás nos comentaba: “Nosotros descubrimos la FOPG de casualidad, como mucha gente que ahora nos cruzamos y nos paran por la calle, prendados de los cachorros, sobre todo cuando los sacas a pasear con 2 o 3 meses. Nos gustó mucho la labor, además cuando vimos los requisitos pensamos que podíamos cumplirlos. Y así vino Chía hace más de 2 años ya, a nuestra familia, una labrador negra preciosa. La tuvimos un año aproximadamente en el que fuimos juntos a todos lados: restaurantes, cines, parques de atracciones, viajes, además de venir a la oficina, donde también era la atracción. Y al final se ha quedado con nosotros. Hay un porcentaje de cachorros que por diferentes causas (físicas, de personalidad o conducta) no llegan a convertirse en perros guía. ¡Encantadísimos de que se quedara con nosotros! pero nos quedamos con la espinita de no haberlo conseguido. Por eso este pasado diciembre, acogimos a Judy, en este caso una labrador canela, inteligentísima y que pensamos que con suerte llegará a ser una gran perro guía ayudando al ciego que le asignen. Despedirnos será tremendamente triste, el cariño que se les coge es solo comparable al incondicional amor que te dan ellos, pero sabemos la gran labor que hará ayudando al ciego en su día a día. Y con suerte cuando se jubile, cuando tenga 12 años, puede que vuelva con nosotros a casa.”

Un supervisor de cachorros de perro guía apoya a la familia durante todo el período de acogida. Les va guiando en todo lo que tenga que ver con comportamiento y conducta del cachorro para conseguir la mejor sociabilización. En este caso, la persona que ayuda a Tomás y su familia nos comentaba:

Desde hace muchos años llevo supervisando cachorros de perro guía y no dejo de sorprenderme de la implicación de nuestras familias de acogida que se vuelcan durante un año para socializar nuestros cachorros con mucha ilusión, dedicación y esfuerzo. Este año de pandemia ha sido especialmente difícil y a pesar de ello, en los momentos más delicados, tuve el apoyo incondicional de familias como la de Tomás y Eugenia que no dudaron en volcarse sin pensárselo dos veces y que fueron imprescindibles para poder sacar adelante nuestro trabajo y que también arrastraron a otras familias como la de Álvaro. Muchas gracias a todos por vuestra generosidad.”

La labor de la FOPG

Esta labor realizada por la FOPG es muy importante ya que ofrece a las personas afiliadas a la misma un perro guía que les ayude en sus desplazamientos, facilitando así una movilidad más cómoda y segura. Este servicio gratuito se destina a todas aquellas personas que lo soliciten y sean aptas para recibirlo.

De cara a una empresa, poder acoger estos proyectos es muy enriquecedor. Toda política de RR.HH. y Responsabilidad Social Corporativa se centra en que los empleados desarrollen iniciativas valoradas por la compañía sin centrarse en el beneficio económico y en Audalia Nexia estamos muy concienciados con la labor de las Fundaciones.

El objetivo de toda organización es fomentar una cultura que se comprometa con la sociedad mediante programas de integración, participación en acciones voluntarias o actividades con fines solidarios, entre otras y que los empleados, por si mismos tengan estas iniciativas nos enorgullece. Esta acción desinteresada llevada a cabo por Tomás ha sido tan admirada que otro de nuestros compañeros como Álvaro Marfany, director del área de HR Lab, ha seguido sus pasos.

En este sentido Tomás no quiere perder la oportunidad de agradecer a Audalia Nexia las facilidades que ha dado siempre para llevar tanto a Chía como a Judy, y continúa diciendo: “Es importantísimo que se sepan adaptar a entornos laborales donde en el futuro puede que estén acompañando a su ciego mientras trabaja”.

Desde Audalia Nexia ayudaremos y apoyaremos estas acciones, porque las organizaciones las forman las personas, y como decía la madre Teresa de Calcuta “Que nadie se acerque jamás a ti, sin que al irse se sienta un poquito mejor y más feliz” ya que si fomentamos la felicidad eso se mostrará en todas las facetas de nuestra vida profesional y personal.