Externalización de servicios

El pasado 21 de enero, Audalia Nexia realizó un webinar sobre los beneficios de la externalización de la gestión laboral (outsourcing laboral) y la experiencia vivida durante el pasado año con la pandemia, que ha dado aún más valor a este área. De hecho, varios medios de comunicación, avanzan que las empresas van a apostar por la externalización de servicios en la vuelta a la normalidad.

Los servicios del outsourcing laboral

Cuando hablamos de outsourcing laboral (externalización de la gestión laboral), podemos encontrar distintos tipos de servicios:

  • Externalización sólo del programa de gestión de nómina. Contratación del programa de gestión laboral con un proveedor externo, al que se le pueden pedir desarrollos “a medida” y apoyo técnico. Mantienes a personal interno en la gestión laboral y externo (o interno) para el asesoramiento laboral, además de los costes del programa informático.
  • Externalización de la gestión laboral sin asesoramiento legal. Nóminas, contratos, impuestos relacionados con los rendimientos del trabajo y cotizaciones a Seguridad Social (incluye todas las gestiones derivadas de enfermedades, accidentes, variaciones, modificaciones, etc. relacionadas con esta Administración). Para cualquier cuestión de asesoría legal, será necesario contar con un equipo de abogados de la propia empresa o externo.
  • Externalización “clásica”. Además de la gestión laboral vista en el modelo anterior, incluye asesoramiento laboral (redacción de cartas, consultas en materia laboral, cálculos de costes salariales, etc) y legal (despidos, conflictos colectivos, recursos judiciales, etc).
  • Externalización integral. Incluye todos los servicios de la “clásica” pero además, con un programa informático que permite al cliente tener autonomía y control de la base de datos (consulta, extracción y parametrización de informes) y portal del empleado.

¿Qué experiencias y novedades hemos vivido durante la pandemia?

Para entender qué beneficios aporta la externalización a las empresas, resulta muy interesante reflexionar sobre el escenario en el que nos hemos movido hasta la fecha y cuáles han sido las principales necesidades surgidas a raíz de la COVID-19:

  • Mayor demanda de asesoramiento y gestión laboral (novedades legislativas, gestión de ERTE’s, salvoconductos, consultas, etc.). No todas las compañías tenían el conocimiento ni la experiencia para adaptar su gestión de nóminas a la nueva situación (que además cambiaba cada día).
  • Teletrabajo. Se ha demostrado que es viable, ha supuesto un aumento del uso de nuevas tecnologías, ha servido para revisar procesos internos, ha mejorado el trabajo en equipo y, además, ahora contamos con una regulación legal del mismo. “Ha venido para quedarse”.
  • Avances tecnológicos en la Administración Pública. Ha sido el caso de la Tesorería General de la Seguridad Social con el desarrollo y avance de Casia.
  • Mayor comunicación y empatía entre cliente y asesor. De una relación sólo profesional a una relación de empatía en temas personales.

¿Cuál será el escenario en 2021?

Estamos en un momento de incertidumbre en la evolución de la pandemia (vacuna, aumento de casos, resistencia del sistema sanitario, entre otros).

Además, la grave crisis económica, presente y futura, tendrá consecuencias que todavía se desconocen y que podrían traducirse en estas preguntas:

¿Hasta cuándo se podrán prorrogar los ERTE?, ¿Cuántos de esos ERTE acabarán en ERE?, ¿Cuántas empresas no resistirán esta crisis?… Y, por supuesto, novedades legislativas sobre todo en materia laboral.

Claves de futuro y valor añadido del outsourcing laboral

Es indudable que contar con un equipo de asesoría y gestión laboral externo, te garantiza estar siempre actualizado de las novedades legislativas, poder plantear consultas a tus dudas laborales, tienes un equipo de recursos humanos siempre disponible, entre otras ventajas.

Todo esto te permite centrarte única y exclusivamente en los objetivos de tu negocio, dejando la gestión y la asesoría legal en manos de expertos.

Lógicamente, ante esta situación de incertidumbre, el outsourcing laboral adquiere si cabe más importancia de la que tenía hasta ahora, como ya se ha demostrado durante el año pasado.

¿Por qué?

  • Porque las novedades legislativas han sido muchas (quizás demasiadas) y te permite estar actualizado.
  • Porque la gestión de los ERTE ha sido (y es) muy compleja y tenemos los conocimientos y medios para hacerlo de forma correcta y en plazo.
  • Porque tienes los recursos humanos disponibles durante todo el año.
  • Porque puedes tener acceso a la información de la base de datos de tu empresa, aunque tengas el servicio externalizado.
  • Porque tenemos contacto directo y frecuente como usuarios habituales del SEPE y la Seguridad Social.
  • Porque, además, ponemos a disposición si fuera necesario, un equipo de abogados especialistas en derecho laboral, para dar soluciones a los despidos, ERTE, conflictos, etc. que puedan surgir.

Conclusión

En definitiva, parece claro que la externalización de servicios puede aportar importantes beneficios a las empresas que podríamos resumir en los siguientes puntos:

  • Reducción de costes (materiales y de personal).
  • Ahorro de tiempo que puedes dedicar a funciones propias de recursos humanos.
  • Tecnología y especialización (contar con software actualizado y con asesores laborales expertos).

Estos beneficios y el valor añadido que te da la externalización, son aún mayores en época de crisis como la que, por desgracia, estamos viviendo en la actualidad y que mucho nos tememos que va a durar algunos años. Sin duda, como ya ha ocurrido en el pasado, saldremos reforzados de esta situación y podéis contar con nosotros para mejorar la organización y productividad de vuestras empresas.

* Javier Ríos es Director en el Área de Outsourcing

Te dejamos la grabación del webinar donde tratamos este asunto con más detalle.