Registro horario ¿en qué punto estamos?

Registro horario
En estas últimas fechas se han escrito ríos de tinta acerca de la medida adoptada por el Ejecutivo el pasado mes de marzo. Las empresas, especialmente las PYMES, nos plantean a diario sus dudas acerca la obligatoriedad de la norma, el cumplimiento de la misma y la implementación del registro horario en las empresas.

El sentimiento más común entre nuestros clientes es, si me permiten resumirlo en una palabra, estupefacción. No entienden cómo, en pleno siglo XXI, en un marco de relaciones laborales cada vez más flexible, el Estado puede legislar a la contra, sin tener en cuenta una realidad cada vez más cambiante en un mundo plenamente globalizado.

Esta regulación debe entenderse en el contexto de una situación en la cual el Gobierno no ha podido derogar la reforma laboral de 2012 y debe dar respuesta a la jurisprudencia comunitaria y nacional en la materia, así como a ciertas reclamaciones sindicales.

Certezas

  • La obligatoriedad de registrar la jornada de trabajo entra en vigor el próximo 12 de mayo. Quedan pocos días.
  • La norma no distingue por tamaño de empresa, sector productivo ni tipo de razón social. Aplica a todas.
  • El próximo Gobierno de la nación no derogará el Real Decreto-Ley, dado que será del mismo signo que el Ejecutivo que lo aprobó, si bien queda pendiente la convalidación por el Congreso. Esto estaba en duda antes de las elecciones generales. Duda disipada.
  • El registro horario supone una herramienta más en manos de la Inspección de Trabajo para facilitar su labor de control de la jornada de trabajo. Horas extra y tiempo parcial.

Interrogantes

  • Cómo habrá de implementarse el registro horario. El propio Real Decreto-Ley deja la elección en manos de la negociación colectiva, o directamente de la empresa en ausencia de representación de los trabajadores.
  • El nuevo apartado 7 del artículo 34 ET dice que le Gobierno “podrá establecer ampliaciones o limitaciones en la ordenación y duración de la jornada de trabajo y de los descansos, así como especialidades en las obligaciones de registro de jornada, para aquellos sectores, trabajos y categorías profesionales que por sus peculiaridades así lo requieran”. Veremos qué recorrido tiene esta salvedad.

A tener en cuenta

  • La exposición de motivos del Real Decreto-Ley, cuya mayor finalidad es justificar que “concurren las circunstancias de extraordinaria y urgente necesidad requeridas en el artículo 86 de la Constitución” pone el acento en dos sectores productivos muy concretos, comercio y hostelería, aportando cifras relativas a las horas extraordinarias no pagadas durante 2018 según datos de la Encuesta de Población Activa.
  • La norma relaciona directamente el registro horario con las medidas de conciliación familiar y laboral. Por lo tanto, la modalidad de registro horario por la que opte la empresa deberá reflejarse en el plan de igualdad, cuya regulación ha sido recientemente modificada, bajando el umbral de obligatoriedad para empresas de más de 250 a más 50 empleados.

Conclusiones

  • No conviene perder la cabeza en fuertes inversiones económicas en aquellos sectores con jornadas regulares de lunes a viernes, en los que las plantillas están formadas, en su amplia mayoría, por empleados a tiempo completo.
  • Las opciones son variadas; registro manual, analógico, aplicaciones informáticas… Varias compañías han encontrado en el registro horario un nicho de negocio, por lo que no dudan en impactarnos vía e-mail, redes sociales o por teléfono en busca de nuevos clientes. Merece la pena tomarse el tiempo necesario para evaluar qué opción es la más satisfactoria para nuestra empresa.