Un pequeño gesto para ayudar a los refugiados desde Audalia Nexia

refugiados en atenasTras el viaje de mi compañera el verano pasado a Nepal para ayudar a los damnificados del terremoto, este agosto he decidido dedicar parte de mis vacaciones a prestar ayuda humanitaria como voluntaria independiente a los refugiados que se encuentran en Atenas.

La iniciativa surgió hace algunos meses cuando mi amiga Marta, médico traumatóloga, y yo planteamos dedicar nuestro tiempo a ayudar los refugiados de la guerra de Siria y del estado islámico en general -de muy diversas procedencias- que llevan meses viviendo en condiciones infrahumanas, presos del terror de la guerra en su lugar de origen y de la incertidumbre de su situación.

Marta y yo iniciamos una colecta de donaciones a través de una website de crowdfunding, para la adquisición de medicamentos y alimentos u otros productos que pudieran ser necesarios. Conseguimos nuestro objetivo económico de 3.500 €, gracias a la generosa aportación, entre otros, de uno de los principales donantes, Audalia Nexia, que decidió colaborar con nuestro proyecto desde un primer momento.

En Atenas hemos colaborado durante el mes de agosto con un grupo de voluntarios independientes, desarrollando diversas actividades:

En Atenas hemos colaborado durante el mes de agosto con un grupo de voluntarios independientes, desarrollando diversas actividades:

Hemos trabajado en el almacén de Ellenikos, el más grande de donaciones que ocupa las antiguas instalaciones  de la cancha de baloncesto de los Juegos Olímpicos del 2004, gestionando y organizando la ayuda humanitaria en forma de productos de primera necesidad que posteriormente se distribuyen a los refugiados en toda Grecia (alimentos, medicinas, productos de higiene, ropa, etc). Quien gestiona este proyecto, Katerina Rouniouk, nos comentó que al ser una organización informal no pueden recibir donaciones económicas pero sí productos y, por ello, nos dieron una lista con lo que necesitaban y fuimos a comprar comida, material higiénico y sanitario.

Participamos también en la gestión de un colegio para refugiados en el centro de Atenas, en el barrio de Victoria, en el que habitan familias, desarrollando actividades de acondicionamiento de espacios, así como de entretenimiento con niños. Otra parte de nuestra actividad se ha centrado en prestar asistencia sanitaria a los refugiados, aprovechando la condición de médico de Marta.

El destino final de las donaciones que recaudamos fue triple. La mayor parte del dinero la empleamos en una compra al por mayor de alimentos y productos de higiene (en la foto, los productos llenan la furgoneta con destino a Ellenikos). Otra parte de la recaudación la destinamos por partes iguales a la ONG Médicos Sin Fronteras y SOS Refugiados, muy presentes y activos en la gestión de la crisis, por lo que pudimos comprobar.

Hemos vuelto con la satisfacción de haber destinado nuestro tiempo a mejorar el día a día de personas que sólo tienen el presente, ya que el pasado les fue arrebatado y su futuro es muy incierto. Nos quedamos con el calor, el cariño y la sonrisa de personas que agradecen enormemente el más mínimo gesto de humanidad por pequeño que sea.

¡Muchas gracias a Audalia Nexia por vuestra colaboración!

*Cristina Montelongo es Asesor legal en el Área de Legal