Posts

La sentencia de 28 de febrero de 2018, considera procedente el despido disciplinario de un trabajador de una conocida firma de ropa, por actividades, y comentarios en redes sociales, que potencialmente dañaban la imagen de la empresa.